195 empresas con 895 trabajadores se han acogido a los ERTE específicos por el volcán

Trabajadores sociales de la oficina de atención a los afectados por la erupción han atendido a más de 1.000 personas

EFE Santa Cruz de La Palma

Un total de 195 empresas con 895 trabajadores se han acogido a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) específicos por la erupción volcánica en La Palma. La cifra la aportó el viceconsejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, Antonio Olivera, tras la reunión del Consejo de Gobierno, y supone un aumento de 43 solicitudes y de 137 trabajadores con respecto a los datos que dio hace tres días la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño.

Olivera informó asimismo de que los trabajadores sociales desplegados en la oficina de atención a los afectados por el volcán, en Los Llanos de Aridane, han atendido a más de 1.000 personas, tanto en estas dependencias como en visitas a los hoteles y viviendas donde algunos se han establecido, y elaborado 232 fichas.

El viceconsejero de Presidencia celebró la vuelta al colegio esta semana de más de 4.000 alumnos del Valle de Aridane «siguiendo los protocolos establecidos» y ha señalado que la asistencia sanitaria a la población de la zona «está garantizada».

Asimismo, recalcó que avanzan «a buen ritmo» los trabajos para la puesta en marcha de las dos desaladoras portátiles para suministrar agua de riego a las fincas de la zona costera del Valle de Aridane a pesar de los «desafíos que van surgiendo» en una obra de esta envergadura.

Por lo demás, abundó en las explicaciones dadas por el comité del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) en cuanto a que «lo más probable» es que las coladas que se adentraron en el barrio de La Laguna avancen en dirección sureste, aunque «lamentablemente» ya han generado «un daño importante». Hizo hincapié en que la idea del Gobierno canario y de las demás administraciones es «seguir respondiendo en base a las necesidades que vayan surgiendo», y en que la erupción volcánica es «un proceso en curso» que podría provocar «nuevas evacuaciones y nuevas necesidades alojativas».