La Bajada, un sueño para niños

En El Hierro están este año en tiempo de Bajada. El calendario herreño se mide cada cuatro años, cada vez que la Virgen de los Reyes baja de su ermita en La Dehesa hasta Valverde. Allí, en la capital, sigue estos días la patrona, hasta la Subida, este sábado. Y allí se presentó ayer un cuento infantil, Un sueño cada cuatro años, del que esta tradición es coprotagonista.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La cantante herreña Claudia Álamo se baja por un momento de los escenarios canarios para adentrarse en el mundo de la literatura al sacar a la luz su primer trabajo literario, el cuento infantil Un sueño cada cuatro años, inspirado en la tradición cuatrienal de la Bajada de la Virgen de Los Reyes. La obra, que surgió como idea teatral cuatro años atrás, ahora se transforma en historia, narrando las vivencias de Martina, una niña que a través de su abuela y otros personajes que conviven entre la fantasía y la realidad se empapa de las tradiciones herreñas. Se presentó ayer en el Casino de Valverde.

La pretensión de la autora es muy clara. «Los niños y niñas del siglo XXI son exigentes y están expuestos a infinitos estímulos cada día, por ello es tan importante hacer de ellos lectores críticos y comprometidos con la sociedad, y por tanto debemos acercarles al conocimiento, mostrándoles el valor de nuestros orígenes». Este cuento pretende, en palabras de su autora, ser el prólogo de otros más, no solo de El Hierro, sino de todas las Canarias. Su propósito es hacer una colección que llevará el nombre de Cuentos de mis Islas.

En un formato clásico, pero a la vez atrevido, se combina el texto de la autora, transcrito en letra escolar, con unas atractivas ilustraciones a todo color realizadas a mano por el artista herreño Rubén Armiche, y llama especial atención su dedicatoria «a las abuelas y abuelos de la isla, que con la voz ronca y la piel curtida enseñan que la vida es tradición y la tradición es vida». Un sueño cada cuatro años cuenta con un prólogo especial realizado a cargo de otro escritor, algo poco usual en el mundo de la literatura, en concreto por el novelista tinerfeño y con ascendencia herreña, Víctor Álamo de la Rosa, autor de una numerosa colección de novelas, la última, Omar el niño cangrejo.

Con este libro colaboraron el Gobierno de Canarias, el Cabildo de El Hierro, los ayuntamientos de Valverde, La Frontera y El Pinar, la Obra Social La Caixa y la fundación Movistar. Aparte de su venta en librerías, será distribuido por bibliotecas culturales y educativas de Canarias.