Ruinas de Gordejuela.

Cinco lugares abandonados para visitar en Canarias

Numerosas leyendas, ruinas, aspecto terrorífico y belleza decadente. Vamos a hacer una ruta por cinco lugares con cierto halo entre el misterio y el terror en las islas.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

1. Las ruinas de Gordejuela (Tenerife)

En la costa del municipio de Los Realejos, en el norte de la isla, se encuentran las ruinas centenarias del elevador de aguas de Gordejuela. Construido a principios del siglo XX, este gran complejo se ha convertido en un gran reclamo turístico para la isla. Además, recientemente estas ruinas han sido elegidas entre las más bellas del planeta.

2. Balneario de Azuaje (Gran Canaria)

El Balneario de Azuaje se construyó en 1868, y su acceso se hacía desde Firgas, a través de una serpenteante y estrecha vereda hasta que se acondicionó el camino de la Capellanía (1866), más apto para el tránsito de bestias cargadas, y luego, también se trazó otra senda desde Moya. Cerró sus puertas en 1938 para dar paso a la leyenda.

Balneario de Azuaje.

3. La casa del terror (Gran Canaria)

En el norte de Gran Canaria se encuentra una de las edificaciones abandonadas más inquietantes. Ubicada en los altos de Santa María de Guía, esta casa abandonada es producto de numerosas leyendas de terror, visitas en busca de fenómenos paranormales y un escenario perfecto para los que buscan un selfie único.

Casa del terror.

4. El barco fantasma (Fuerteventura)

Se trataba del transatlántico SS América, uno de los buques norteamericanos más lujosos que fue presentado en 1940. La enorme embarcación encalló en medio de una fuerte tormenta frente a la costa de Fuerteventura cuando era trasladado a Tailandia, su destino final para ser un hotel flotante de lujo. Ahora es un importante reclamo en el fondo del mar, donde muchas personas se sumergen en busca del barco fantasma.

SS América.

5. El búnker de Santa Úrsula (Tenerife)

Construido durante la Segunda Guerra Mundial, este búnker ubicado en el municipio del norte de Tenerife cuenta con dos pasadizos de entrada y dos nidos de ametralladoras en diferentes niveles. Totalmente abandonada, esta construcción es la parada secreta de numerosas personas para disfrutar de una vistas privilegiadas al norte de la isla.

Búnker de Santa Úrsula.