Borrar
Campanadas: ¿por qué seguimos con el traje de Pedroche? ¿Pero era un traje?

Campanadas: ¿por qué seguimos con el traje de Pedroche? ¿Pero era un traje?

Crónica un tanto ácida de la última noche del año en las cadenas de televisión

N. Solo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 1 de enero 2024, 10:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Empieza a ser necesaria una tesis doctoral sobre el extraño fenómeno que lleva a todas las cadenas televisivas a empeñarse en que la emisión de las campanadas que marcan la entrada del año nuevo se parezcan a las del ejercicio anterior y a las de la década precedente, y así hasta el siglo pasado... Como un 'Cachitos de hierro y cromo' campanero.

De manera que la única sorpresa sea el vestido de Cristina Pedroche, pero es que ya la capacidad de epatar al personal ha desaparecido y ella misma se repite. Y cuando no lo hace, entra en el terreno del 'nosequé', que fue lo que sucedió este 31 de diciembre del ya difunto 2023.

A saber: 'nosequé' llevaba puesto, 'nosequé' decir de la alegoría y 'nosequé' comentar de su discurso. Todo ello admitiendo que esto de hablar del vestuario de los presentadores es viejuno a más no poder y un tanto (bastante) machista, de manera que vamos a hablar más de ellos que de ellas.

De Pedroche, por tanto, solo un apunte: fue un mix de Greta Thunberg y la madre de 'La Mesías' en su discurso, mientras que el diseño que llevaba encima lo dejamos para que Iker Jiménez lo analice cual forense.

Al margen de lo que digan las audiencias, la curiosidad estaba más en el balcón de La 1. La cadena de TVE quería cerrar un año de recuperación de audiencias con un golpe de efecto y sorprendieron anunciando que junto al decano de los presentadores campanores, el vetusto Ramón García, estarían la cantante Ana Mena y la futbolista Jenni Hermoso. A la hora de la verdad, Mena estar sí estaba, porque lo de Hermoso fue un visto y no visto: hizo de invitada, dijo unas palabras (muy acertadas y necesarias) sobre la igualdad y se marchó, de manera que García y Mena acabaron brindando solitos.

Volviendo a la moda campanera, es de juzgado de guardia que él llevase traje de gala con chaqueta color rosa chicle y su capa española y que ella tuviese que congelarse con un modelito que hacía honor a uno de sus éxitos musicales. ¿No querías música ligera?, debió pensar el diseñador, pues ropa ligera para las bajas temperaturas de la última noche de 2023 en Madrid.

En La Sexta al fin Dani Mateo no tuvo que salir disfrazado de carnaval sino de galán clásico. Pero llegó Cristina Pardo y le robó el protagonismo saliéndose del estilo 'casual' que la caracteriza y luciendo pierna cual Angelina Jolie en los tiempos en que competía con Brad Pitt por el cetro de la belleza mundial.

Y para viejuno, lo de Telecinco con sus campanadas sevillanas, con los presentadores repitiendo todos los tópicos sobre Andalucía y el fin de año, además de aparecer tan separados entre ellos en el plano general que parecían estar en dos cadenas diferentes.

Imagen principal - Campanadas: ¿por qué seguimos con el traje de Pedroche? ¿Pero era un traje?
Imagen secundaria 1 - Campanadas: ¿por qué seguimos con el traje de Pedroche? ¿Pero era un traje?
Imagen secundaria 2 - Campanadas: ¿por qué seguimos con el traje de Pedroche? ¿Pero era un traje?

Una hora después, le tocó el turno a Canarias, donde también ha llegado ese virus 'vintage' en el 31. Y con un sabor tinerfeño a pares, pues fue la isla elegida por Televisión Española y Televisión Canaria para sus respectivas campanadas. Por cierto, deberían ponerse de acuerdo las dos cadenas para sincronizar los relojes: si el tiempo es el mismo para todos, no se explica que haya asincronía en la entrada del año. Otro misterio propio de Iker Jiménez...

De lo visto en las campanadas canarias, pues pocas sorpresas: Eloísa González consagrada como la decana en la autonómica y Roberto Herrera otro tanto en la estatal. Con Herrera ataviado como un futbolista de la élite salarial el día que acude a recoger el balón de oro. A su lado, Nia Correia siempre emocionada pero sabedora del frío que se pasa celebrando que cambia el año, por lo que se calzó un traje verde M&M.

Con todo ese boato a lo 'Cachitos de hierro y cromo', pues al final ese programa de La 2 fue lo mejor de la velada. No tanto el previo, con tanto sabor catalán que parecía guionizado por Puigdemont desde Waterloo, sino el clásico mix del archivo televisivo con unos títulos cargados de vitriolo achampanado. Para la antología quedó haber comparado la 'Noche ochentera' de Vicco con el 'Nosentera' de Feijóo tras no ser investido presidente y resumir lo de Amaral con (.)(.). Impagable.

A ver si en este 2024 algún programador televisivo se apunta al riesgo y decide innovar cuando llegue el 31. ¿Pero cómo? Pues a ver: como es momento de buenos deseos, pues igual Silvia Intxaurrondo en La 1 presentando las uvas con Feijóo a su lado, para ver si a él se le atragantan; Trancas y Barrancas en Antena 3 acompañados de Sonsoles Ónega anunciando una segunda parte de su libro y ¡oh sorpresa! otro premio Planeta para ella; Jorge Javier en Telecinco dando campanadas en solitario desde el palafito de 'Supervivientes' y llorando por sus 'Cuentos Chinos' y en La Sexta, pues Antonio García Ferreras y Eduardo Inda recibiendo el año desde el Bernabéu, en una emisión solo para hinchas tan blancos como ellos.

Nos quedarían las campanadas canarias pero el año que no estén Roberto Herrera y Eloísa González, cada uno en su cadena, nos sentiremos como pollos sin cabeza. Claro que siempre puede haber giro de guion e intercambiarlos de cadena. Igual el respetable se atraganta a la primera uva y el 112 no da abasto...

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios