juan carlos alonso

Temporal en Canarias

La alerta vive sus últimas horas tras un día de mucha lluvia pero sin viento

El Gobierno recomienda activar el teletrabajo siempre a través de decisiones de los centros laborales, tanto públicos como privados

I.O. / S.F. / J.L.R. / R.G. / F.S.A. Las Palmas de Gran Canaria

Sigue la alerta máxima y se mantiene que este lunes no hay clases lectivas pero todo apunta a que a mediodía, salvo un cambio brusco, la alerta máxima se podrá dar por desactivada. Todo ello tras dejar ayer el ciclón Hermine, ya debilitado, lluvias que cayeron en muchos puntos del archipiélago durante horas, con barrancos corriendo, playas bañadas de agua de color marrón y garajes inundados.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, resaltó, en la comparecencia ante los medios tras la reunión de coordinación técnica por el fenómeno meteorológico adverso que afecta a las islas, que lo más relevante era que no se habían producido daños personal en esta alerta máxima, aunque «ha sido un día duro», y que lo ideal es «que se siga así» hasta que esta crisis meteorológica se dé por finalizada, situación esa que se analizará en una nueva reunión a partir de las 10.00 de mañana de este lunes.

Torres expuso que el ciclón «se ha debilitado» y que, justo por eso, «ya no tiene la consideración de ciclón sino de borrasca postropical». Pese a esta degradación, el presidente subrayó que «no hay que bajar la guardia porque puede haber descargas importantes de agua por tormentas convectivas puntuales. Hay que seguir atendiendo las recomendaciones oficiales y extremando la autoprotección, algo que la población ha cumplido de manera satisfactoria en todo este tiempo», reconoció Torres.

Esta mañana, reunión

El presidente avanzó que Canarias mantendrá este estado de alerta máxima hasta las 12.00 de este lunes, momento en que se analizará la situación y se verá si hay alguna actualización posible. «Si todo va bien, se irá avanzando hacia la normalidad», avanzó.

Las incidencias más importantes, casi todas leves o poco graves, se registraron por cortes de luz, desprendimientos, cortes de vías y algunas inundaciones en zonas urbanas. Torres también aludió a los problemas con las conexiones aéreas, más acusados este domingo que el sábado, con 252 cancelaciones de vuelos y 38 desvíos de aeronaves.

Desde el punto de vista de la Protección Civil, Torres indicó que, aún en estado de alerta máxima, «hay que evitar en lo posible los desplazamientos»; o sea, reducir la movilidad por carretera, lo que llevó a que se plantee la recomendación para hoy de que se pueda activar el teletrabajo siempre a través de decisiones de los centros laborales, tanto públicos como privados. Las clases se mantienen suspendidas este lunes, como ya se había decidido.

Como estaba previsto

El delegado de Aemet en Canarias, David Suárez, señaló que el ciclón se ha comportado como estaba previsto, pero que hay que seguir vigilantes. Al respecto apuntó que el ciclón se debilitó y pierde fuerza y ya el Centro Nacional de Huracanes considera Hermine como ciclón postropical, pero que aún sigue generando una situación convectiva y por eso no se bajaron los niveles.

Según el represente de la Aemet, lo más característico de este episodio ha sido la persistencia de las precipitaciones, en algunas zonas por debajo de los previsto como en la isla de La Gomera y, en otras, con valores altos como en las medianías y norte de Gran Canaria.

Por su parte, la subdirectora de Protección Civil y Atención de Emergencias del Gobierno de Canarias, Marta Moreno, resaltó también el comportamiento de la ciudadanía, que ha permitido a los servicios de emergencias centrarse en las incidencias, sin daños personales, lo que hay que poner en valor porque el riesgo no ha sido inexistente.

Desde la puesta en vigor de la alerta máxima, el Cecoes 1-1-2 registró más de 1.400 incidencias, de las que 1.100 corresponde a ayer domingo, principalmente relacionadas con cortes del suministro eléctrico, desprendimientos en carreteras, caída de ramas y árboles, achiques de agua y problemas de alcantarillado, destacando numerosas incidencias a mediodía en la capital grancanaria y, por la tarde, en La Aldea de San Nicolás.

Ayer se contabilizaron 1.837 abonados sin luz en varias islas, con cortes en el suministro eléctrico, que se fue reponiendo, y también afectación de telefonía en Los Tarahales, en Gran Canaria, con más de 10.000 abonados.

Durante este episodio de fenómeno meteorológico adverso, Cruz Roja realizó 11.000 llamadas a personas vulnerables que tienen servicio de teleasistencia.