El responsable de la administración de lotería número dos de Moya, Ismael González, y Elena Guillén, brindando tras dar un pellizco del quinto premio. José Romero celebra con su hija el premio repartido. / JUAN CARLOS ALONSO ARCADIO SUÁREZ

La administración Alazar sigue repartiendo suerte en el municipio de Moya

Ismael González, que regenta el negocio que durante 30 años llevó su padre, ya dio otro quinto premio en 2017 y La Primitiva ese mismo año

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Un «pellizquito» del quinto premio del sorteo extraordinario de navidad se quedó ayer en Moya. En la administración número 2 (la 1 no existe), Ismael González vendió a través de máquina parte del quinto premio con el número 43.831, agraciado con 60 euros a la serie y 6.000 euros al décimo. La suerte pasó de puntillas por este municipio grancanario, aunque hasta ayer por la tarde, el administrador no acertaba a decir a ciencia cierta cuanto dinero había repartido exactamente. En cualquier caso, el premio - uno de los últimos en salir del bombo, pasadas las doce del. mediodía- llegó a distintas localidades de casi todas las islas.

La administración Alazar es uno de los establecimientos con más solera y más populares del caso moyense, aunque el local ha pasado de estar frente al Ayuntamiento a la calle Luján Pérez. Durante practicamente 30 años, Nacho González regentó este establecimiento y desde hace tres años tiene al frente a su hijo Ismael. En este poco tiempo, ya sabe lo que es repartir fortuna. «Hemos dado más dinero en estos tres años que mi padre en treinta», dice.

Y es que en 2017, esta administración también vendió un quinto premio del sorteo de navidad y ese mismo año, en el mes de junio, dio uno de los premios más importantes de La Primitiva, que permitió al propietario del boleto ganador embolsarse casi 700.000 euros.

Este año, la crisis social y económica derivada de la pandemia del coronavirus se ha hecho sentir en la venta de lotería, aunque los moyenses y visitantes que llegan al pueblo se animaron a última hora. Además de un incremento en las ventas por internet, González señala que el lunes por la tarde, la cola delante de la administración era «impresionante», según sus palabras.

Este año la pandemia también ha estado presente a la hora de escoger número. En Alazar los números más demandados para el sorteo de navidad han sido el 19, «en recuerdo del coronavirus», el 20 y el 21 «por las ganas de que acabe este año y la confianza de que el próximo será mejor». Como siempre, en esta administración se sigue demandando el «mítico 13», que según detalla Ismael González, se vendió desde el mes de junio. «En cuanto llegó nos lo quitaron de las manos. Nos pasa cada año».