Embalse vacío. / EFE

¿Por qué es importante la educación ambiental?

Cada 26 de enero se trata de despertar la conciencia de la sociedad sobre el entorno y el medioambiente

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

«Despertar la conciencia de las personas sobre los problemas ambientales». Este es el mensaje que cada 26 de enero se pone de relieve al celebrar el Día Mundial de la Educación Ambiental.

Una conmemoración para poner de relieve la importancia del medioambiente en el día a día. Esta problemática empieza a tener su espacio en el debate público en 1975 con la celebración del Seminario internacional de educación ambiental de Belgrado.

En esta reunión donde participaron 96 países, entre los que no estaba España, y 60 observadores nació la conocida como Carta de Belgrado, el documento que sentó las bases de lo que hoy se conoce como educación ambiental.

Este texto definió dos metas ambientales, una meta educativa en esta materia y seis objetivos orientados al público general en dos categorías. A medida que pasaba el tiempo, los problemas ecológicos crecían y empezaban a tomar relevancia pública.

Los problemas con la energía, con la biodiversidad y con el agua comenzaban a preocupar cada vez más. Así ocurrió a principios de los años 80 en Tbilisi (Georgia) donde se llegó a la conclusión de que la educación ambiental es el mecanismo más eficaz para acabar con el deterioro ambiental y de que cada país deberá fomentarla, con el fin de conseguir comportamientos positivos de conducta respecto al medio ambiente.

Así llegó la educación ambiental a España, aunque todavía se tuvo que esperar una década más. Mientras que TVE emitía los programas de Félix Rodríguez de la Fuente en La1, los cimientos de esta materia empezaban a construirse, pero a fuego lento.

En España arranca ligada estrechamente al conservacionismo y a los movimientos de renovación pedagógica y de forma paralela a la transición democrática. En los 80 se celebran las primeras jornadas sobre esta materia, pero no será hasta 1990 cuando la educación ambiental llega al currículo educativo como materia y acabó con la materialización del primer Libro Blanco de la Educación Ambiental en España en 1999. Es ya en esta década cuando se adopta este debate para colaborar en la solución de los problemas ambientales.

Veinte años después, en 2019, España actualizó el documento con «la necesidad de abordar iniciativas en el ámbito de la educación ambiental para la sostenibilidad y la confluencia de distintos factores han favorecido un nuevo proceso de reflexión», defendía el Ministerio de Transición Ecológica.

Bajo este plan se busca definir un marco de trabajo participado en el que, partiendo del diagnóstico de la situación actual de la educación ambiental en España, se identifiquen los ámbitos estratégicos de actuación, así como los objetivos, principales medidas y acciones concretas a desarrollar.