Borrar
Manifestación contra la crisis climática. EFE
A Europa le preocupa más los desastres naturales que los conflictos armados

A Europa le preocupa más los desastres naturales que los conflictos armados

La unidad de participación ciudadana de Amigos de Europa muestra las principales inquietudes de la población europea y sus posibles soluciones

María G. Astorga

Jueves, 9 de mayo 2024, 13:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Apoyar la transición verde, fomentar un crecimiento inclusivo y sostenible, hacer que la democracia funcione para todos y fortalecer la seguridad y la resiliencia son lo temas que ha destacado el nuevo informe de 'Debating Europe' con el apoyo de la Comisión Europea acerca de las principales preocupaciones de los ciudadanos europeos.

El estudio 'Voces-¡Los ciudadanos hablan!', ha tomado como muestra las declaraciones de 2024 miembros de siete países de la Unión Europea (Bélgica, Francia, Italia, Alemania, Polonia, España y Suecia). Los desastres naturales relacionados con el clima se han descrito como «el mayor desafío de nuestros tiempos».

Una amenaza más inmediata dentro de la UE que los posibles conflictos armados, como consecuencia de la sensación de protección al ser miembros de la OTAN. Aunque los ciudadanos también presentan preocupaciones por una dependencia excesiva de la alianza, dada la incertidumbre en torno al próximo liderazgo estadounidense después de las pasadas elecciones. Desde Bélgica señalan que «la seguridad y la protección deberían regularse a nivel europeo».

«¿Están haciendo lo suficiente las partes interesadas como la UE?», es la pregunta que se hacen en Polonia sobre las medidas para aplicar una transición verde como una cuestión de salud nacional. Pero no es el único país con este frente abierto. España, por su parte, afirma que «el cambio climático debe ocupar un lugar prioritario en la agenda política y jurídica de la UE», o Bélgica donde afirman que «el gobierno no actúa lo suficientemente rápido para abordar el cambio climático». Los ciudadanos quieren leyes medioambientales más estrictas y una mayor aplicación de la UE.

Dificultades por la inflación

Otro pensamiento generalizado entre la población es que Europa se encuentra en una situación económica difícil por el aumento de los precios de la vivienda, la calefacción, los alimentos y otros bienes. En noviembre de 2023, la tasa de inflación interanual en España, con respecto al mismo mes del año anterior, fue del 3,23%. Los precios se encarecieron en todas las categorías, especialmente en las áreas de alimentación, bebidas y restauración.

De esta forma, el informe destaca la vulnerabilidad de la UE frente a crisis globales, acentuada sobretodo por la pandemia COVID-19 y la Guerra de Ucrania. Ante este panorama, para arreglar la economía y mejorar el bienestar general la población solicita una reducción de independencia de Europa respecto a la importación de productos esenciales, aumentar los salarios de los trabajadores esenciales y abordar la desigualdad mediante una reforma fiscal que tenga en cuenta a todos los grupos sociales. El estudio señala que «los ciudadanos deben ser tanto el punto de partida como el punto final» para elaborar un Contrato Social Renovado.

Los participantes consideran que estas propuestas son el camino para crear efectos dominó que repercutan positivamente en todos los aspectos que atañen a la sociedad. Otros, como invertir en sistemas de ciberseguridad más sólidos, indican que son cruciales para proteger las democracias.

«Las crecientes desigualdades sociales han dejado a los ciudadanos sintiéndose excluidos, privados de sus derechos y cínicos al percibir que los políticos no los escuchan y carecen de la voluntad de actuar para encontrar soluciones»

Adam Nyman

Director de 'Debating Europe'

Los ciudadanos encuestados se muestran críticos hacia los políticos, a quienes perciben como débiles e ineficaces y destacan la erosión de los derechos civiles, la libertad de expresión y el derecho a manifestarse como preocupaciones clave. Este sentimiento fue bastante evidente entre los participantes franceses, quienes afirman que «el debate se ha polarizado en los últimos dos años y los activistas que trabajan en estos temas están siendo gradualmente criminalizados».

El uso de legislación de vía rápida para permitir a los gobiernos aprobar proyectos de ley fue una gran fuente de inquietudes en Francia e Italia. En España señalan que «para que el pueblo legitime al gobierno, es fundamental que se sienta escuchado» e Italia indica que «una democracia sana necesita la participación ciudadana».

«El informe no es simplemente una colección de opiniones, sino la piedra angular de un viaje único que continuará hasta 2030 para diseñar un Contrato Social Renovado para Europa que promueva la justicia, garantice que nadie se quede atrás y se actúe activamente», señala Adam Newman, director de 'Debating Europe'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios