Borrar
Contaminación en China. EFE
Dos siglos de emisiones de CO2: los 'culpables' de la contaminación cambian
COP28

Dos siglos de emisiones de CO2: los 'culpables' de la contaminación cambian

ODS 13 | Acción por el clima ·

Estados Unidos y la Unión Europea han sido desde 1850 las regiones con mayores emisiones, pero ahora lo es China

Martes, 5 de diciembre 2023, 06:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Quien contamina, paga». Es una de las frases que dejó Pedro Sanchez, presidente del Gobierno, en su intervención ante el resto de líderes mundiales en la COP28. Su petición iba encaminada a nuevos impuestos a grandes compañías, pero es la aportación monetaria en la lucha contra el cambio climático uno de los debates enquistados en las últimas cumbres climáticas.

La cita de Sharm el-Seij de Egipto en 2022 alumbró un nuevo fondo de pérdidas y daños para los países más vulnerables, que ya notan los efectos del calentamiento global.

Durante muchos meses, los representantes de las Partes han debatido quién debe aportar al fondo y quién debe tener acceso a este dinero. La propuesta de varios Estados y de una amplia mayoría de la sociedad civil es que los países ricos contribuyan en proporción as u responsabilidad histórica en las emisiones. Pero ¿quiénes son?

«Una minoría de países ha contribuido con la mayoría de las emisiones», advertía hace unas semanas el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (Pnuma) en su Informe sobre la brecha de emisiones.

Los responsables históricos, en conjunto, son Estados Unidos y la Unión Europea, ambas potencias son responsables de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero lanzadas a la atmósfera desde 1850 hasta 2021.

En estos últimos 171 años, los países de la Unión Europea han contribuido con un 13% sobre el total, mientras que Estados Unidos lo hace con un 19%. La tercera en la clasificación de mayores contaminantes es China, que firma el 13% del CO2 mundial emitido desde mediados del S.XIX.

En definitiva, los miembros del G-20 acumulan el 80% del dióxido de carbono expulsado a la atmósfera desde 1850. Sin embargo, la tendencia en el último milenio se ha modificado y la contribución al calentamiento del planeta ha cambiado de nombres, lenguas y zona geográfica.

En las dos últimas décadas, China se ha convertido en el país más contaminante del planeta y a mucha distancia de Estados Unidos, que en el S.XXI es la segunda economía con mayor número de emisiones de gases de efecto invernadero expulsadas a la atmósfera. La tercera posición, hasta hace unos años, era para la Unión Europea, pero desde 2020, el tercer puesto del podio lo ocupa India.

El informe del Pnuma añade otro factor: la contribución al calentamiento global. Este indicador, además de las emisiones de CO2, tiene en cuenta una estimación de gases como el metano, el óxido nitroso y los gases fluorados. Bajo esta definición, China es, de lejos y ya desde hace dos décadas, el primer emisor mundial. En 2021, según recoge el informe del Pnuma, fue responsable del 30% de todos los gases de efecto invernadero. A gran distancia se encuentran Estados Unidos (11%), la India (7%), la UE (7%) y Rusia (5%).

Nuevos pagadores

Una vez constituido y ya operativo el nuevo fondo de pérdidas y daños, aprobado el primer día de la cumbre de Dubái, la duda es quién debe aportar más dinero. ¿Los países ricos? ¿Los más contaminantes? Hasta estos días, la base tomada para todos los acuerdos es el Anexo II de la Declaración de Río de 1992. «Las partes que son países desarrollados que figuran en el Anexo II ayudarán a los países en desarrollo particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático», señala ese texto.

En total una veintena de países entre los que se encuentran Estados Unidos, España, Alemania, Reino Unido, Australia, Nueva Zelada o Francia, entre otros. Sin embargo, en el texto no hay rastro de China, de India, de Corea del Sur, de Arabia Saudí, de Catar, de Rusia o de Emiratos Árabes Unidos. Estos Estados fueron clasificados en vías de desarrollo y, por lo tanto, no tienen obligación de pagar.

Ahora, varios de ellos son grandes emisores, lo que provoca que numerosas partes pidan su aportación a los nuevos fondos de lucha contra los efectos del cambio climático.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios