Borrar
El objetivo de la nueva normativa, que se adapta a las exigencias de la UE, es desincentivar el uso del plástico de un solo uso en diversos ámbitos del consumo. EFE/Cati Caldera
Más granel y menos bebidas embotelladas, claves del nuevo decreto antiplásticos

Más granel y menos bebidas embotelladas, claves del nuevo decreto antiplásticos

residuos ·

La normativa empieza a aplicarse desde hoy pero establece plazos para algunas nuevas obligaciones

R. A.

Miércoles, 28 de diciembre 2022, 19:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los comercios de 300 metros o más estarán obligados desde el 1 de enero de 2023 a informar a sus clientes de los impactos ambientales y de sus obligaciones a la hora de gestionar los residuos de envases cada vez que adquieran productos. La hostelería, por su parte, desde este mismo jueves, deberán ofrecer «siempre» a los clientes agua no envasada gratis.

Estos son dos de los puntos que constan en el Real Decreto de Envases aprobado el martes por el Consejo de Ministros y que publica este miércoles el Boletín Oficial del Estado (BOE), informa Europa Press. El texto, de obligado cumplimiento desde la publicación, establece otros calendarios de aplicación para algunas de sus nuevas obligaciones.

En este caso, da un margen de cuatro días a los comerciantes para conocer y adaptarse, dado que como mínimo los comercios de 300 metros o más deberán informar "en un lugar destacado", también en el caso del comercio 'on-line' las obligaciones de los consumidores respecto a la devolución de envases reutilizables y la separación de los residuos de envases en los distintos contenedores o puntos de recogida establecidos.

Además, estarán obligados a promocionar las bolsas reutilizables y a optimizar la utilización de las bolsas de un solo uso así como a informar sobre la disponibilidad en el comercio de envases reutilizables, aunque también recordarán la posibilidad de que los propios consumidores aporten sus propios recipientes. Con esto, se fomenta y defiende el uso del táper para ir a la compra.

De acuerdo con el nuevo texto legal, bares y restaurantes quedan obligados desde mañana jueves a ofrecer "siempre" a los consumidores, clientes o usuarios de sus servicios, la posibilidad de consumo de agua no envasada de manera gratuita y complementaria a la oferta del mismo establecimiento. Esta obligación ya estaba incluida en la Ley de Residuos aprobada el pasado mes de abril y ahora se refuerza con el desarrollo del presente Real Decreto.

Contabilizar las botellas recicladas

Junto a estos gestos más llamativos, las medidas del Real Decreto se dirigen al cumplimiento de la Ley de Residuos y de la Directiva Europea en materia de reciclaje y que establece que a partir del 31 de diciembre de 2025 tendrá que reciclarse, al menos, el 65% del peso de todos los residuos de envases, y del 70% a partir del 31 de diciembre de 2030.

Así, y como gran novedad, el decreto regula el sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR) de envases, que se aplicará solamente para las bebidas de un solo uso como los de agua mineral, zumos, bebidas refrescantes, energéticas, isotónicas y alcohólicas.

Los consumidores pagarán un mínimo de 10 céntimos por cada uno de estos envases en concepto de depósito que les será devuelto si gestionan bien su botella de plástico.

En 2023 el objetivo de reciclado para las botellas de un solo uso introducidas en el mercado es del 70%, aunque deberá llegar al 90% en 2029 y "todos" los envases tendrán que ser reciclables en 2030 y, "siempre que sea posible", reutilizables.

Aplauso de los grupos ecologistas

La Alianza Residuo Cero, en la que están incluidos Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Retorna, Rezero y Surfrider España, valora que finalmente se haya apostado "por una hoja de ruta sólida y transparente para la llegada del sistema de depósito de envases de bebidas".

Las organizaciones han valorado que el real decreto haya priorizado el medio ambiente y la salud frente a "las presiones del lobby del plástico" y "la industria del usar y tirar".

Con el nuevo decreto, se establece la obligación de asegurar la medición de los objetivos de recogida separada de botellas de plástico de menos de tres litros, en línea con la ley de residuos -en vigor desde abril de 2022- que determinó unos objetivos por debajo de los cuales se implantaría el sistema de depósito de envases.

El depósito o "devolución del casco" podría aplicarse, según la ley, en el caso de que para 2023 no se recuperara a través del contenedor amarillo el 70 % de las botellas de plástico de bebidas puestas en el mercado.

Cambios para el gestor de los residuos

Para cumplir con "esta hoja de ruta", era fundamental que el propio gestor de la recogida separada de residuos de envases "no se encargara de contabilizar las botellas recuperadas separadamente", una cuestión finalmente resuelta, según los ecologistas. Ahora deberá existir una metodología que permita medir la recogida separada de botellas de plásticos de forma correcta, ya que esa contabilidad determinará si se han cumplido los objetivos o si el productor debe acogerse (si no alcanza el 70% del reciclado) al sistema de retorno.

Otras de las nuevas obligaciones -que será de aplicación como tarde dentro de un año- busca fomentar la venta de productos a granel, en particular las frutas y verduras frescas enteras, aunque esto no se aplicará para las frutas y hortalizas envasadas en lotes de 1,5 kilogramos o más; a las que se envasen con una variedad protegida o registrada o cuenten con una indicación de calidad diferenciada o de agricultura ecológica, así como a las frutas y hortalizas que presentan un riesgo de deterioro o merma cuando se venden a granel.

En concreto, estarán determinadas por una orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que dispone de un plazo de seis meses, hasta el 27 de junio, para elaborarlo. A partir de ahí, los comercios dispondrán de seis meses de plazo para adaptarse en el caso de las frutas y verduras.

Fomento de la venta a granel

Cuando no se trate de frutas y verduras, los comercios deberán desde este miércoles, 29 de diciembre, fomentar la venta a granel de alimentos, sobre todo de productos en los que el envase no ofrece ningún valor añadido. En concreto, los comercios de alimentación de 400 metros o más tendrán que destinar al menos el 20% de su área de ventas a productos sin embalaje primario, incluida la venta a granel o mediante envases reutilizables.

Por otro lado, todas las tiendas de alimentación que vendan a granel alimentos y bebidas, deberán aceptar el uso de recipientes reutilizables (bolsas, táperes, botellas, entre otros) adecuados para la naturaleza del producto adquirido y debidamente higienizados, aunque serán los propios consumidores los responsables de llevarlos acondicionados y limpios.

En ese sentido, las tiendas minoristas de 300 metros o más deberán asegurar que tienen disponibles envases reutilizables para sus clientes, bien de forma gratuita o a través del cobro de un precio.

Festivales y eventos, obligados a dar alternativa a las bebidas embotelladas

A partir del 1 de julio de 2023, todos los promotores de eventos festivos, culturales o deportivos, tanto los que tengan el apoyo de las administraciones públicas en el patrocinio, la organización o en cualquier otra fórmula como los organizados por el sector privado, estarán obligados a implantar alternativas a la venta y distribución de bebidas en envases y vasos de un solo uso y deberán garantizar el acceso a agua potable no envasada. En estos casos, si el promotor cobra un depósito por cada vaso -también reutilizable- deberá habilitar los mecanismos necesarios para garantizar la devolución del depósito cuando el vaso sea retornado por el consumidor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios