Un dinosaurio irrumpe en el famoso salón de la Asamblea General de la ONU. / EFE

Datos para no confundir cambio climático y calentamiento global

Son dos conceptos muy parecidos, pero no significan lo mismo

ARANTXA HERRANZ

Cambio climático y calentamiento global son dos conceptos que están tan intrínsecamente unidos que pueden llegar a confundirse, pero son dos conceptos diferentes.

Cuando se trata del primero, se trata de un fenómeno global que se refiere a los cambios que se producen, especialmente a largo plazo, tanto en las temperaturas como en los patrones climáticos de la Tierra.

Algunas de estas variaciones pueden ser naturales: las variaciones en el ciclo solar, de hecho, tienen un impacto directo sobre el clima que tenemos en la Tierra. Sin embargo, existe un consenso en la comunidad científica sobre el hecho de que la acción del hombre tiene un impacto directo en este cambio climático, especialmente desde el año 1800.

Tanto es así que se considera que las actividades humanas han sido el principal impulsor del cambio climático. El empleo de los combustibles fósiles como combustible para generar energía (como el carbón, el petróleo y el gas) es, sobre todo, el principal culpable de este fenómeno.

Esta quema de fósiles conlleva también la emisión a la atmósfera de toneladas de gases de efecto invernadero. Dichos gases envuelven nuestro planeta, lo que conlleva que atrapen el calor del sol y no lo dejen salir, lo que acaba conllevando un aumento de las temperaturas.

Para hacerse una idea de esta progresión, los datos indican que la Tierra tiene una temperatura media superior a 1,1 °C que a finales del siglo XIX. La última década (2011-2020) fue la más cálida registrada, por lo que, de seguir con este ritmo, las predicciones señalan que el calentamiento global podría conllevar un aumento de la temperatura del planeta de 2,7 °C para fines de siglo. Algo que ya en 2018 se consideró como inaceptable, estableciéndose como objetivo no superar los 1,5 °C para evitar peores consecuencias.

El aumento de las temperaturas no es la única consecuencia del cambio climático. Sequías intensas, escasez de agua, incendios severos, aumento del nivel del mar, inundaciones, derretimiento del hielo polar, tormentas catastróficas y disminución de la biodiversidad son otros de los devastadores efectos de este fenómeno.

Entre los gases de efecto invernadero que producimos se encuentran el dióxido de carbono y el metano, que tienen su origen en el empleo de la gasolina en los vehículos o en la quema del carbón para calentar edificios, entre otros.

Para que se produzca este cambio climático tienen que entrar en juego algunos factores. Aunque puede haber causas naturales, la principal causa es el calentamiento global, entendido como este aumento de las temperaturas a largo plazo observado desde el período preindustrial (entre 1850 y 1900) como consecuencia de las actividades humanas.

Algunos datos

  1. 1

    La temperatura de la Tierra ha aumentado 0.08ºC cada década desde 1880. La tasa de calentamiento en los últimos 40 años es más del doble: 0,18º por década desde 1981.

  2. 2

    2020 fue el segundo año más cálido registrado, alcanzándose temperaturas récord en las áreas terrestres.

  3. 3

    De media en 2020, tanto la temperatura en la Tierra como en los océanos, fue de 0,98ºC más cálida que la media del siglo XX y 1,19ºC más cálida que en el periodo preindustrial (1880-1900).

  4. 4

    Los 10 años más cálidos registrados han ocurrido desde 2005.

  5. 5

    De 1900 a 1980, tenían que pasar (de media) 13,5 años para marcar un nuevo récord de temperatura. De 1981 2019, cada tres años se estableció un nuevo récord.