Tomás ondarra

Cómo vestir en entretiempo para no pasar calor ni frío

La clave está en usar una prenda exterior no muy abrigada como una gabardina o un chaleco, acompañado de un fular para tapar el cuello. En los pies, recurre a mocasines, zapatillas o bailarinas

Carmen Barreiro
CARMEN BARREIRO

Dicen del entretiempo que es esa época del año en la que la gente se viste para el tiempo que desea que haga y no para el que realmente hace. Y no les falta razón. En estos días en los que el termómetro puede oscilar hasta veinte grados en apenas unas horas –Bilbao pasó ayer mismo de 7 grados a las ocho de la mañana a 23 a las dos de la tarde–, casi se podría adivinar la hora a la que ha salido de casa una persona por su atuendo. Si lleva un plumífero ligero bajo el brazo a mediodía, está claro: ha madrugado. Si, por el contrario, luce manga corta y sandalias, pueden pasar dos cosas: que no haya tenido que pisar la calle hasta bien entrada la mañana o que directamente prefiera 'pelarse' de frío de camino al trabajo antes que cargar con un montón de prendas que poco después le sobrarán.

El 'veroño' es época de contrastes meteorológicos, pero también en la indumentaria. Es perfectamente factible cruzarse a la misma hora y en el mismo lugar con un chico en bermudas y alpargatas, una señora con abrigo y botas o un adolescente en manga corta y gorro de lana. Vestirse para el entretiempo no siempre es fácil. Nos volvemos locos para acertar con el 'look' y casi nunca lo conseguimos. O nos morimos de frío o nos asamos. «En esta época del año, lo más práctico es vestirse a capas finas», resume Elena Regadera, experta en moda y asesora de imagen con más de quince años de experiencia en televisión. Si le cuesta encontrar las prendas adecuadas para vestirse en 'veroño' sin grandes quebraderos de cabeza, apunte estos consejos.

Las prendas estrella

Gabardinas y chalecos

La estilista Elena Regadera está más que acostumbrada a comprar este tipo de prendas para sus clientes. Vive en Valencia, ciudad en la que se visten de entretiempo más de la mitad del año, por lo que es una auténtica experta en este tipo de combinaciones. A su juicio, la clave está en usar una prenda exterior no muy abrigada (blazer, cazadora...), acompañada de un fular para tapar el cuello. «Esta temporada, por ejemplo, se lleva mucho la gabardina, que es una opción perfecta para estos días de entretiempo porque nos protege y resguarda de la humedad de la mañana, pero a la vez es ligera y muy fácil de combinar. El chaleco acolchado o incluso de punto es otra prenda que nos puede resultar muy útil cuando la temperatura varía mucho a lo largo del día. Es el momento perfecto para llevar este tipo de abrigos ligeros», explica la experta valenciana.

Calzado

Mocasines, bailarinas y zapatillas

Aunque hay gente que todavía se resiste a guardar las sandalias de verano, la temperatura que marcan la mayoría de termómetros a primera hora de la mañana claramente las desaconseja. Tampoco es necesario ponerse las botas de invierno. Existe un término medio entre llevar el pie al aire o forrado en borreguillo. Mocasines, bailarinas y zapatillas son una opción perfecta para calzarse en entretiempo. «Hoy en día, las deportivas tienen diseños que visten casi tanto como un botín de tacón o un zapato de vestir. Son cómodas, ligeras y transpirables. Es un calzado muy recomendable para llevar todo el día», apunta Elena Regadera.

La estilista valenciana con ropa de entretiempo / Elena Regadera

Combinación ganadora

Blazer con vaqueros o traje sastre en su versión 'sport'

Los expertos en moda son muy fans del traje sastre de pantalón y americana para esta época del año. «Es una combinación que da muchísimo juego, tanto junto como por separado. Lo puedes llevar con camiseta y zapatillas en su versión más 'sport' o con un top y unos botines si quieres un toque más sofisticado. La chaqueta también la puedes aprovechar para combinar con una camiseta y unos vaqueros, mientras que el pantalón funciona muy bien con una cazadora corta o una gabardina». Los de hombre también pueden dar mucho juego, pero no los clásicos de lana fría sino la nueva versión de trajes con tejidos más tecnológicos».

Los colores

Este año arrasarán los tonos marrones, ocres y verdes

El entretiempo es una época muy propicia para 'tirar' de básicos, tanto en lo que se refiere a prendas (vaqueros, camisetas, gabardinas, camisas, zapatillas...) como en tonalidades (beige, blanco, negro, gris...). Ahora bien, son las pasarelas y grandes diseñadores los que marcan las tendencias en tonalidades y estampados de cada temporada. Este año el marrón es uno de los colores estrella junto con el ocre y los verdes. «Es una paleta de colores que favorece a la mayoría de españoles por sus rasgos latinos: ojos marrones, pelo castaño, piel morena. La combinación de tonos tierra con verde funciona muy bien, por ejemplo», explica Elena Regadera.

«Antes la diferencia de temporada la marcaban los tejidos»

En cuanto a los tejidos, los más recomendables para esta época del año son el algodón, la microfibra y el punto fino. De hecho, antes de que las colecciones de moda se dividiesen en temporadas (segunda mitad del siglo XIX con los desfiles de alta costura), «la diferencia entre las prendas de verano y las de invierno la marcaban los tejidos que se empleaban en su confección», precisa Juan Gutiérrez, conservador del Museo del Traje y experto en moda contemporánea. A su juicio, la llamada ropa de entretiempo tiene «bastante de arbitrario. De hecho, es el sector de la moda el que marca esa diferencia de las prendas por estaciones. Hace años, solo se presentaban dos colecciones al año: la de primavera/verano y la de otoño/invierno. Ahora, existe tal vorágine, con colecciones de media temporada (resort), que firmas como Armani se han plantado. Otra cosa son las marcas 'fast fashion', que presentan novedades en tienda cada semana», reflexiona Gutiérrez.