fotolia

Tendencias 'fitness' para ponerse en forma en 2022

Los mini entrenamientos y las actividades 'online', en grupo y al aire libre ganan fuerza

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

La salud es lo primero. Llevamos toda la vida sabiéndolo, pero ha llegado una crisis sanitaria global para terminar de convencernos de ello. Cada día nos preocupamos más por nuestro bienestar físico y emocional y apostamos por hábitos de vida más saludables. Se nota especialmente en las tendencias culinarias, pero también en el mundo del 'fitness'.

La pandemia ha obligado a los gimnasios a adaptarse a las necesidades actuales, no solo en cuanto a medidas de seguridad, sino también respecto a su oferta de actividades. Dos cadenas de gimnasios, Metropolitan (con 21 clubs en España) y Basic Fit (con 53), destacan cuáles serán las tendencias para ponerse en forma en 2022.

Entrenamiento de fuerza

La fuerza es un indicador de longevidad en la población adulta. «La estimulación del tejido muscular favorece la secreción y regulación hormonal, así como potencia la densidad ósea, lo que disminuye el riesgo de fracturas», expresa Francisco Pascual, responsable del área de Fitness de los clubs Metropolitan. Además, mejora la postura, reduce el impacto en caso de caídas y facilita la movilidad.

Ambos clubes auguran un aumento de la demanda de entrenamientos de fuerza este año, pero cambiará la forma de hacerlo. «Ahora la atención se centra en el peso libre y el entrenamiento de fuerza funcional. No se necesitan muchas pesas ni grandes equipos para estar en forma, el peso corporal intercalado con pesas más pequeñas es muy eficaz», declaran en Basic Fit.

Ejercicios de alta intensidad (HIIT)

Consiste en trabajar de forma muy intensa en intervalos cortos. Por ejemplo, en series de 30 segundos de trabajo con 10 de descanso. «Es muy popular por su eficacia en la quema de calorías, pues el cuerpo necesita más energía para recuperarse del esfuerzo durante los descansos, lo que le obliga a recurrir a las reservas energéticas de grasa almacenadas en el organismo», declara Pascual.

Combinación de disciplinas

Para obtener mejores resultados, lo ideal es compaginar entrenamiento aeróbico (de cardio) y anaeróbico (de fuerza), dicen los especialistas. El primero ayuda a mejorar la capacidad cardiovascular y a quemar calorías. El segundo, fortalece la musculatura y potencia la resistencia. Además, aconsejan terminar con una sesión de estiramiento para ganar flexibilidad.

Actividades al aire libre y grupales

Crecerá, igualmente, la oferta de actividades al aire libre por parte de los gimnasios, como salidas de senderismo, ciclismo o 'running', además de disponer de zonas de entrenamiento exterior en los clubes en las que impartir actividades dirigidas. La mayoría de ellas en grupo, pues entrenar en compañía siempre es más entretenido, incluso con mascarilla y distancia social. Permite socializar, aumenta la motivación, contribuye al trabajo en equipo y crea sentimiento de comunidad.

Entrenamientos personalizados

La supervisión de un entrenador personal que diseñe un programa acorde a nuestros objetivos y disponibilidad, y que nos guíe en el proceso, es una opción cada vez más solicitada, lo que ayuda sacar el máximo rendimiento al entrenamiento y a minimizar el riesgo de lesiones.

En esta línea, se ha creado más recientemente la figura del entrenador personal virtual (Personal 'Online' Coach o POC), una opción más económica que ha ganado adeptos a raíz de la pandemia.

Mini entrenamientos

Cortos pero intensos. Se pueden realizar en casa o durante un descanso en el trabajo. Por ejemplo, un entrenamiento HIIT o Tabata, o incluso uno rápido de ciclismo en interior.

Trabajo de glúteos

Los beneficios de tener unos glúteos tonificados no son solo estéticos, también influye de manera positiva en el rendimiento deportivo y la vida cotidiana. Ayuda a mejorar el equilibrio, la amortiguación y reduce las lumbalgias.

Entrenamientos virtuales

Se popularizaron durante el confinamiento y siguen en ascenso. «La tecnología facilita planificar el entrenamiento a gusto del consumidor y permite adaptar las clases del gimnasio a los horarios de los usuarios, y no a la inversa, aunque la opción presencial será siempre más divertida», señalan en Basic Fit. Una alternativa interesante son los entrenamientos híbridos, que ofrecen la combinación de clases presenciales con sesiones virtuales.

'Mindfulness'

La salud mental también gana 'músculo'. «Entrenar la atención plena ('mindfulness') dentro de las clases de yoga y pilates, o hacer meditación guiada, ayudan a combatir el estrés, conectar la mente y el cuerpo y alcanzar un bienestar completo», aseguran en Basic Fit.

'Apps' de entrenamiento

Serán un aliado más a la hora de hacer deporte. Registran nuestra actividad, nos permiten visualizar nuestra progresión y nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos. Algunos gimnasios ofrecen las suyas propias, como Basic Fit o Metropolitan, y también hay otras de creadores independientes en las 'app stores' de los distintos sistemas operativos (iOS u Android).