Borrar
Directo UD Las Palmas - Al Sadd SC
La fórmula mágica de los noruegos para ser felices

La fórmula mágica de los noruegos para ser felices

El método Kos promete salud física y mental: te contamos cómo lo hacen

Martes, 28 de mayo 2024, 23:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Noruega es uno de los países más felices de mundo. A su favor juega que disfruta de uno de los mayores índices de renta per cápita del mundo y que dispone de un Estado del Bienestar que constituye todo un referente en Europa. Pero hay más: bajo sus paisajes helados se esconde una auténtica filosofía de vida que permite a sus cinco millones de habitantes mantener un envidiable estado, casi permanente, de paz interior y optimismo. ¿Su nombre? El método Kos. Uno de los secretos mejor guardados del país nórdico.

La palabra Kos (pronunciada «Kus») no tiene una traducción fácil al castellano. Los noruegos la utilizan para referirse a un estado de ánimo relacionado con el bienestar, el optimismo, la comodidad, el disfrute y la amabilidad. El mejor halago que te pueden hacer en ese país es que te califiquen como kos. También lo suelen usar para describir a los hogares que se caracterizan por su confortabilidad y buen gusto.

¿Pero en qué consiste este método que logra que los noruegos tengan unos niveles de felicidad tan elevados incluso en pleno invierno, cuando apenas tienen luz natural? Para resumir, y siendo concisos, en disfrutar de lo sencillo. Sobre todo, con los seres queridos: familia y amigos íntimos.

¿En qué se traduce eso? En sacar siempre un poco de tiempo al día para tomarse un café en un lugar con encanto con tus mejores amigos o jugar al balón con tus hijos en el parque. Nada extraordinario. Pero está demostrado que estos actos cotidianos, aparentemente de escasa importancia, sirven para mantener nuestra carga de serotonina, la hormona de la felicidad, en lo más alto.

En el caso de los noruegos, la diferencia es que ellos buscan conscientemente estos momentos. Saben que aprovechar el tiempo con sus seres queridos les permite sobrellevar mejor el estrés diario. De hecho, lo normal es que la forma de ser de los oriundos de este país nórdico se caracterice por su paz interior y amabilidad con las personas que les rodean.

Rodearse de buena gente

No resulta extraño que una de las claves del método Kos sea compartir tiempo con personas positivas, que saquen lo mejor de nosotros y nos animen con buenas dosis de humor en nuestros malos momentos. Lo que se conoce comúnmente como buena gente, en contraposición a las personas tóxicas a las que tratan de evitar a toda costa. Algo fundamental teniendo en cuenta que esta filosofía de vida se sustenta en las relaciones sociales.

Durante sus momentos más íntimos, los noruegos saben centrarse en el momento presente dejando de lado sus preocupaciones cotidianas, aunque estas sean asfixiantes. Todo con tal de recuperar su equilibrio y optar por la felicidad en vez de por el pesimismo. Para ello, los noruegos inciden en la importancia de saber decir no a las propuestas que traigan consigo un alto nivel de exigencia, que amenazan con desequilibrar su particular estilo de vida.

Además, esta forma de ser hace que sepan sacar rendimiento de cualquier condición meteorológica, algo importante teniendo en cuenta las temperaturas tan bajas a las que se enfrentan durante buena parte del año. En invierno, cuando las noches pueden llegar a durar más de quince horas, se dedican a reunirse con sus amigos en lugares acogedores y calentitos, mientras que en verano realizan todo tipo de actividades al aire libre para reconectarse con la naturaleza, otra de las patas sobre las que se sustenta el Kos. Es decir, han convertido en arte el saber adaptarse a lo que hay y sacarle jugo.

Salud mental... y física

¿Más claves del Kos? Sí, los paseos por bosques y montañas son fundamentales a la hora de garantizarse un estado mental de lo más óptimo. Incluso si viven en grandes ciudades, no dudan en pasar tiempo, aunque sea 30 minutos al día, en parques para buscar sus momentos de tranquilidad, solos o en compañía. Y no les duele madrugar para disfrutar del amanecer, lo que les recarga de energía para comenzar la jornada laboral con optimismo.

Gracias al método Kos no sólo se aseguran de contar con una buena salud mental, alejados de la depresión o la ansiedad, también mejoran la física, ya que mantener un estado relajado la mayor parte del tiempo protege contra enfermedades cardíacas, la hipertensión y la diabetes.

Esta forma de vida, basada en la sociabilidad, el agradecimiento y la ayuda mutua que se retroalimenta entre los integrantes de una comunidad hace que los noruegos, como cantaban los Monty Python, siempre miren el lado brillante de la vida.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios