Siri y Alexa quieren tener una relación más humana contigo

Los laboratorios de Inteligencia Artificial ya entrenan a los asistentes virtuales de segunda generación que dejarán de cumplir meras órdenes para tomar la iniciativa

Rocío Mendoza
ROCÍO MENDOZA Madrid

Unos 20 millones de españoles mantienen una relación cotidiana con un asistente virtual. Siri y Alexa son los nombres de los más conocidos. Obedientes, cumplen las órdenes de quienes las usan como instrumentos prácticos. La mayoría contacta con ellos ( o ellas, como se prefiera) a través de su teléfono móvil para pedir, sobre todo, que realice llamadas, busque direcciones o envíe mensajes de texto al dictado sin tener que usar las manos. Algo muy útil cuando se va en el coche, por ejemplo. Pero ya hay un nutrido grupo de internautas (dos millones aproximadamente) que les han abierto las puertas de su hogar: han colocado un altavoz inteligente en un lugar privilegiado de casa (el salón es el preferido por la mayoría) a través del que se comunican con ellas. El uso más frecuente que se le da es encender o apagar las luces casa, poner música o consultar el tiempo a través de sencillas órdenes de voz. Nada más. O nada menos, según se mire.

Estos datos son recogidos en la radiografía realizada por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) sobre el uso de estos asistentes digitales de voz en nuestro país. Pero el panorama está a punto de cambiar. No tanto en su vertiente cuantitativa, sino en la cualitativa: los asistentes virtuales ya están entrenando en los laboratorios de Inteligencia Artificial para ofrecer una relación más humana con sus dueños. Aspiran a ser más proactivas y empáticas. Y a la postre, más útiles. No ha pasado una década desde que Apple hizo famosa a Siri en 2011 y ya puja su segunda generación.

Preparados para el salto

Las grandes multinacionales tecnológicas ya están en ello. En España, la referencia en Inteligencia Artificial para asistentes virtuales que pueda explicar la transformación que se avecina es la empresa Sherpa.ai. Ayer volvió a ser incluida en el prestigioso ranking de CB Insights de las 100 'startups' de IA más importantes y es la única española.

Hace unos meses incorporaron a su equipo a Tom Gruber, exdirector técnico de Siri y del grupo de desarrollo avanzado de Apple con el objetivo de desarrollar estos asistentes más humanos. Su CEO, Xabi Uribe-Etxebarría describe así su objetivo: «Hacemos algoritmos que tratan de imitar el intelecto humano para poder aplicarlos a diferentes sectores. Los humanos aprenden, razonan y son capaces de predecir lo que una persona va a necesitar y adelantarse a sus necesidades». Esta empresa empezó siendo un Asistente Inteligente que se vendía como 'marca blanca' a terceros. Ahora han desarrollado toda una plataforma de Inteligencia Artificial puntera en el mundo.

Con ella pretenden conseguir que el asistente que te da los buenos días por la mañana «se asemeje lo máximo posible a lo que haría un humano» que realmente esté destinado a asistirte. Podrá leerte las noticias del mundo, seleccionarlas en función de los intereses de su dueño, aconsejar un recorrido alternativo de camino al trabajo si detecta que hay atascos o condiciones meteorológicas adversas o, más sencillo aún, recortarte que no te puedes olvidar del cumpleaños de tu hermano.

Elegir noticias y rutas por la ciuda

La idea es que se adelanten a nuestras necesidades, «que hagan tareas antes de que se lo pidamos para que sean realmente útiles». El hogar inteligente que ya existe gracias a la domótica, aunque su implantación total tiene aún recorrido, es uno de los campos de desarrollo más inmediatos. Que tu asistente haga la compra cuando la nevera esté escasa será algo cotidiano. Pero el terreno del hogar no será el único. «Empezaremos a verlos en muchos sectores en los próximos años», valora el CEO de Sherpa.ai. Eficiencia energética, automoción e incluso banca están empezando a usar este tipo de tecnología. Pero el más prometedor es el de la salud.

Aquí está todo por hacer. «Ya hay asistentes digitales que ayudan a detectar enfermedades» que el ojo humano no ve. La conexión a aparatos de medición de constantes vitales de sus dueños podrían hacer reaccionar a los asistentes a episodios cardiovasculares o, por qué no, detectar si hoy estás más cansado porque no has dormido y limar tu mal humor con tu canción favorita.

Lo que los expertos afanados en el desarrollo de estos asistentes pierde de vista es que nunca sustituirán a un humano. La relación de amor que llegaba a tener Joaquín Phoenix en la película Her, puesto de ejemplo para que el usuario se haga una idea de cómo evolucionará Siri, no es el camino que se busca. «Serán un complemento. La IA será herramienta que aumente las capacidades humanas», cree Uribe-Etxebarría. Toca preguntarse ahora si estamos preparados.

Xabi Uribe-Etxebarria, fundador y CEO de Sherpa.ai.

«Deben ser una ayuda para el ser humano y el bienestar social»

Sherpa.ai está formada por unas 50 especialistas en Informática, Matemática y Física principalmente. Bajo el liderazgo de su CEO, Xabi Uribe-Etxebarría, se han ganado un hueco en el ranking de los 10 líderes en IA junto a Google, IBM o Microsoft.

–¿Cuáles son las razones para creer que estarán a la orden del día en nuestro futuro?

–Los asistentes en el sentido amplio de la tecnología y la IA serán una ayuda en nuestras vidas, que nos hará la vida más fácil. La IA es capaz de resolver los retos que tiene la humanidad y nuestro planeta como la salud, la educación, la sostenibilidad, el transporte o la energía. Gracias a ella se pueden desarrollar herramientas que antes no podían existir.

–¿Ve alguna contraindicación?

–El tema de la privacidad y la protección de los datos de los usuarios es un aspecto que debemos tener muy en cuenta, sobre todo en relación con el uso que se hace de esa información. Esto es uno de los puntos que más valoran las empresas que trabajan con nosotros. El hecho de que seamos una compañía independiente garantiza que los datos de sus usuarios no son utilizados con otros fines. Además, nos regimos por las políticas de protección de datos de la Unión Europea que son más restrictivas que las de otras partes del mundo. Otro tema fundamental es la cuestión ética. La IA no puede quedar solo en manos de tecnólogos. Debe abordarse desde un punto de vista humanista y garantizar que tenga como objetivo ayudar al ser humano y contribuir al bienestar social.

–Su empresa desarrolla 'la marca blanca' de los asistentes, que luego compran o aplican empresas. ¿En qué áreas se utilizan sus productos?

Podría decirse que es un modelo B2B2C (business to business to consumer). Nosotros ponemos en manos de empresas de diferentes sectores un Asistente Digital que pueden personalizar e implementar en sus productos: Inteligencia Artificial Conversacional, que es un servicio que integrado en un dispositivo (altavoz inteligente, televisión, etc), automóvil o máquina se podría hablar con él. Está orientado a telcos, fabricantes de automóvil o de dispositivos o máquinas. Luego contamos con Inteligencia Artificial para Recomendación y Personalización de contenidos. Este es un servicio que integrado en productos o servicios de otras compañías que es capaz de adaptarse al usuario. Está orientado a empresas de servicios de TV, medios de comunicación o cualquier otra compañía que quieren personalizar los contenidos. Finalmente, trabajamos en el análisis de contenidos. Nuestros desarrollos son capaces de analizar contenidos como la polaridad de una noticia y estamos haciendo grandes avances en la detección de 'fake news'. Este servicio todavía no está disponible pero estamos haciendo grandes avances.