Cómo recuperar las viejas cintas de música y los vídeos caseros

La tecnología que las arrinconó permite también recuperar esos recuerdos

SARA BORONDO

Si tiene más de 30 años es probable que tenga guardadas en algún cajón viejos casetes, películas en VHS e incluso grabaciones de vídeos caseros. Eso que hoy, que consumimos música y películas en 'streaming' y bajo demanda, nos parece la prehistoria. No tanto. Que esas canciones de los casetes siguen sonando en los bares. Hasta los años 90 los formatos para vídeo y música eran físicos y necesitaban unos aparatos que ya no existen: walkman, vídeos... ¿Y si queremos recuperar esos contenidos? Pues no hay que darlos por perdidos porque esa misma tecnología que arrinconó las cintas nos permite recuperar esos formatos y pasarlos a otros digitales que nos faciliten el visionado y, nos liberen el cajón.

Cómo digitalizar las cintas de vídeo VHS

Ojo que los DVD pueden desaparecer en el futuro cercano –en los ordenadores nuevos cada vez es más habitual que no haya lector–. Pero hasta que eso ocurra, las viejas cintas VHS pueden digitalizarse y conservarse en un DVD o, para los más previsores, guardarlas en el ordenador o subirlas en la nube. Para hacer esto hay varios métodos:

Empresas 'online'

Hay empresas que hacen la digitalización de las cintas en varios formatos: VHS, Betamax, mini-DV o Hi-8. Es una opción algo cara y se puede encargar 'online' a través de páginas como copiadigital, viveimagen o asalvodigital.

Reproductor combinado de VHS y DVD

Si tiene muchas cintas para digitalizar, tal vez le interese comprar un reproductor combinado de VHS y DVD que permita grabar del primer formato al de disco y de ahí, si se desea, pasar la película al ordenador o subirla a la nube.

Capturadora de vídeo

Los más manitas pueden optar por utilizar una capturadora de vídeo (hay algunas muy baratas) que se conecta a un puerto del ordenador mediante USB y al reproductor de vídeo con el cable RCA (el que tiene tres colores: amarillo, rojo y blanco) y tal vez haga falta un adaptador a euroconector. Al reproducir la cinta se puede grabar desde el PC en formato digital utilizando el software que esté incluido en la digitalizadora o programas específicos como OBS Studio, PotPlayer 64bit o, en ordenadores Mac, QuickTime Player.

Utilizar un software específico

Magix o VidBox son una opción fácil de utilizar. Incluyen cables, capturadora y software.

Cómo digitalizar un casete

Las cintas de casete son un formato de audio anterior al CD –fueron populares entre la década de los 70 y los 90–. Utilizaban zonas magnéticas que se convertían al pasar por un cabezal en señales eléctricas que después el altavoz transformaba en sonidos. Este formato tenía la ventaja de que se podía regrabar muchas veces pero a cambio se deterioraba la calidad del audio con facilidad, por lo que si queda en casa todavía alguna cinta de casete con alguna grabación que se quiera conservar es mejor digitalizarla cuanto antes. Hay tres opciones.

Recurrir a una empresa especializada

Las que ofrecen estos servicios para vídeo también tienen opciones de audio, tanto casete como bobina abierta o vinilo.

Reproductores que convierten el sonido de la cinta en digital

Hay minireproductores similares a los walkman de los 80 –de hecho, se pueden utilizar para seguir escuchando cintas de casete con unos auriculares– con un conector USB que pueden grabar directamente el contenido de la cinta en una llave USB. Luego solo hay que conectar esta al PC si se quiere tener en el ordenador el archivo digitalizado.

Quien ya tenga un reproductor de casetes en buen estado...

Solo necesita un cable mini jack estéreo con dos machos y descargar un programa de sonido (los hay gratuitos como Audacity o Nero). Conviene limpiar primero el cabezal del reproductor con un bastoncillo y alcohol y luego se conecta un mini jack a la entrada Line In (conector azul) y el otro a la salida del reproductor de cintas. En el programa de sonido se activa la grabación y se da al play en el casete. Al terminar solo hay que exportar o guardar la grabación en el formato que se desee.

Tres métodos para no perder las fotos del móvil

  • Webs para imprimir imágenes: Hay páginas como Cewe, Hofman, Printerpix, Pixum o Lalalab donde se pueden encargar las impresiones en papel fotográfico para tener una copia tangible. La mayoría ofrece la opción de crear fotolibros, elegir impresiones a gran tamaño y convertir imágenes en pegatinas, imanes, fotos adhesivas, fundas de teléfono o cojines.

  • PhotoStick: Son unas llaves USB que incluyen un software que busca por todo el ordenador, teléfono o tablet al que se conecte los archivos con formato imagen y realiza una copia de seguridad. No solo detecta las fotos y vídeos sino que los almacena y clasifica automáticamente.

  • Almacenado en la nube: Algunas marcas de teléfono sincronizan todas las fotos que se tomen con el móvil y otros documentos con una copia en la nube propia, como Apple con iCloud o Xiaomi con Xiaomi Cloud, pero hay otras opciones muy utilizadas, como Drive de Google, Amazon Photos. La mayoría tiene límite de almacenamiento gratuito.