Borrar
Otro desastre más de la UD: que acabe la temporada ya
Ojo, que se queda sin la cuenta de Instagram

Ojo, que se queda sin la cuenta de Instagram

La red endurece las normas: ni delitos de odio ni negar el coronavirus

SARA BORONDO

Miércoles, 24 de febrero 2021, 00:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La filosofía de las redes sociales, en su concepción al menos, era servir de punto de encuentro, de debate. Pero se han convertido también en refugio anónimo para propagadores de odio, internautas que se valen del camuflaje virtual para ofender y generar polémica. Twitter es, en este sentido, la más 'vulnerable' a la disputa por la disputa. Mientras que Instagram parece a salvo de estas broncas gratuitas. La red propiedad de Facebook suele ser una suerte de escaparate aspiracional donde se dan cita personas sonrientes y buen rollistas que se hacen 'selfies' en paisajes espectaculares o retratan sus escenas cotidianas con glamour.

Rara vez hay una palabra más alta que la otra. Y menos aún las habrá porque los responsables de Instagram han endurecido las normas de comportamiento y se han ampliado las actitudes que pueden llevar a las limitaciones de la cuenta o, incluso, a la suspensión de la cuenta –'ban' en la jerga de las redes–, ya sea temporal o permanente –en estos casos se elimina el perfil–. Difundir información falsa y fomentar un discurso de odio son las dos cuestiones que se pretenden frenar con estas medidas. Pero, ¿cómo se ha llegado a eso?

Acoso a futbolistas del Manchester United

Uno de los detonadores del cambio en las normas en la red social es el acoso que sufrieron hace unas semanas en el Reino Unido algunos futbolistas del Manchester United como Axel Tuanzebe y Anthony Martial tras perder contra el Sheffiel United a finales de enero. Algunos usuarios de Instagram publicaron en las fotos antiguas que estos deportistas tenían colgadas mensajes y símbolos racistas.

La empresa publicó un artículo en su blog haciendo referencia a estos ataques, que suelen suceder en los mensajes directos cuyo contenido, aducen los responsables de Instagram, no se controla mediante la tecnología debido a que son para conversaciones privadas. Sin embargo, sí implantó el año pasado –con el movimiento Black Live Matters (las vidas negras importan) muy activo– algunas medidas para evitar los mensajes que fomentan el odio basándose en la raza, etnia, país de origen, religión, orientación sexual, sexo, género, identidad de género y discapacidad o enfermedad grave. Y en el segundo trimestre de 2020 Instagram actuó sobre 3,2 millones de mensajes de incitación al odio.

Con las nuevas medidas que empezó a aplicar a partir de entonces, se incrementó la labor de 'vigilancia' y entre julio y septiembre se intervino en 6,5 millones de ocasiones y en 6,6 millones en el último trimestre del 2020. La mayoría de estos mensajes los detectó Instagram antes de que alguien denunciara.

Cierran la cuenta de Kennedy

Hasta ahora, cuando Instagram se daba cuenta de que alguien enviaba mensajes directos que infringían sus reglas le prohibía que envíase más durante un tiempo. A partir de ahora, si ese usuario continúa mandando ese tipo de mensajes su cuenta será desactivada.

Además de luchar contra los comentarios que fomentan el odio, la red ha decidido banear a quienes desinforman sobre el Covid-19 y, más concretamente, frenar aquellos mensajes en los que se niega el virus o la efectividad de las vacunas para combatirlo. De hecho, hace unos días la red social cerró la cuenta de Robert F. Kennedy, hijo del fallecido senador estadounidense del mismo nombre. Los responsables de la red social basada en fotografías explicaron en un comunicado que se había eliminado la cuenta «por compartir repetidamente afirmaciones desmentidas sobre el coronavirus o las vacunas». Kennedy ha llegado a presionar al Congreso estadounidense como presidente de la Children's Health Defense para que permita a los padres decidir si vacunan o no a sus hijos. La cancelación de la cuenta de Kennedy tiene relevancia, ya que en estos momentos Estados Unidos se encuentra inmersa en la campaña de vacunación contra el Covid-19.

Aunque Instagram y Facebook tienen el mismo propietario, en esta última red social no se ha cerrado la página de Kennedy, aunque sí se eliminaron cuentas y páginas de Facebook e Instagram por compartir información falsa sobre la pandemia.

Lucha contra las mentiras referidas a las vacunas

No obstante, es posible encontrarse en Instagram con cuentas que desinforman sobre este mismo asunto explicando como efectos adversos de la vacuna algunos que, en realidad, no están relacionados con ella.

Hace dos años Facebook decidió luchar contra las mentiras referentes a las vacunas en general pero Instagram había escapado a este control. De hecho, hay numerosos perfiles antivacunas y no están prohibidos los 'hashtags' de ese movimiento. Según indicó Instagram en 2019, la empresa no veta a quienes están contra la vacunación, sino a quienes difunden información que los expertos en salud pública han demostrado de forma fehaciente que es falsa. Aunque con la irrupción de la pandemia, Instagram vigila más estrechamente los bulos sobre las vacunas.

100 'me gusta' en una hora son demasidados

Además de estas novedades en el endurecimiento de las normas de comportamiento, existen otras razones por las que tradicionalmente Instagram puede limitar las funciones de una cuenta, lo que se conoce como 'shadowban', un bloqueo del que el usuario no es consciente (sus mensajes no llegan a otros usuarios). Entre estas razones figuran seguir o dejar de seguir en menos de una hora a 200 cuentas o escribir en ese periodo de tiempo 60 comentarios o dar 100 'me gusta'. Seguir a otros usuarios poco tiempo para que sigan, a su vez, a un perfil (lo que se conoce como mutual) y luego dejar de seguirles, ofrecer algo a cambio de una interacción, etiquetar mal los contenidos, que los comentarios de un usuario procedan siempre de las mismas personas, publicar comunicaciones comerciales no autorizadas, publicar demasiados 'posts' en poco tiempo, usar siempre los mismos 'hasthtags' o utilizar bots de automatización.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios