Borrar
Directo La ZEC aborda los resultados de 2022 en el Parlamento canario
Cómo distinguir a los falsos amigos en las redes sociales antes de que intenten estafarte

Cómo distinguir a los falsos amigos en las redes sociales antes de que intenten estafarte

Cada vez más delincuentes se cuelan en nuestras redes para robar datos o vaciarnos la cuenta corriente

J. Castillo

Miércoles, 28 de febrero 2024, 23:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las redes sociales se han convertido en la piedra angular de nuestros smartphones: según estima la web Statista, congregan a un total de 4.500 millones de usuarios (más de la mitad de la población mundial), quienes pasan una media de entre dos y tres horas interactuando con las publicaciones de sus semejantes. En este contexto, los ciberdelincuentes han encontrado el caldo de cultivo perfecto para cometer sus fechorías: basta hacerse pasar por uno de esos seguidores para engatusar a sus víctimas.

Lo vemos a diario: adolescentes y ancianos que reciben notificaciones de amistad de desconocidos, las cuales aceptan sin sospechar que acaban de caer en las redes de algún estafador. Se inician así conversaciones que en muchos casos acaban en cuentas bancarias esquilmadas o con imágenes íntimas del menor distribuidas a lo largo y ancho de Internet, redes de pederastia mediante.

De igual modo que estamos enseñando a nuestros padres y abuelos a desoír los mensajes de auxilio que pueblan WhatsApp de un tiempo a esta parte (donde el destinatario se hace pasar por un familiar necesitado de dinero), es importante que les concienciemos sobre las llamadas amistades falsas en las redes sociales.

«A pesar de que todas las plataformas de redes sociales están mejorando en la eliminación de perfiles y cuentas fraudulentas, el gran volumen de usuarios globales, la naturaleza dinámica del contenido generado por los usuarios y la agilidad de los actores maliciosos hacen que la vigilancia de estas plataformas sea extremadamente desafiante para los proveedores. Por esos motivos, es importante que los usuarios estén atentos y tomen medidas para evitar caer en las trampas preparadas por los ciberdelincuentes», explica Josep Albors, director de Investigación y Concienciación de la firma de ciberseguridad ESET.

Las señales que deben hacernos sospechar

ESET enumera varias señales por las que detectar a estos falsos amigos, tanto si los hemos agregado por error como si nos tientan a través de mensajes directos o vemos que interactúan con las publicaciones de nuestros amigos y familiares (lo que nos permitiría alertarles):

Un perfil inusual: Si la biografía del contacto incluye oraciones incongruentes, errores de ortografía o parece copiada de otro sitio, probablemente pueda tratarse de un 'bot' o perfil automatizado, diseñado ex profeso para sustraer datos.

Declaraciones de amor: ¿Has empezado a hablar con alguien y la cosa parece cuajar rápidamente hasta veros inmersos en románticas conversaciones durante horas? Detrás puede andar un estafador del amor, que no tardará en solicitar dinero a modo de 'préstamo'. En este sentido, ESET recomienda buscar la imagen de perfil del sujeto en Google para detectar si se trata de una persona real o está suplantando a alguien.

El número de seguidores: Si nuestro nuevo amigo sigue a muchísima gente pero tiene un número de seguidores realmente exiguo, lo más probable es tan solo busque difundir 'spam' (publicidad no deseada). Este tipo de usuarios son comunes en redes como Instagram.

Una cara familiar: Los delincuentes acostumbran a revisar nuestro listado de amigos y descargar sus fotos para apropiárselas. Acto seguido nos escriben haciéndose pasar por ellos para pedir 'un favor', algo en lo que muchos terminan picando. Lo mejor en estos casos es contactar al amigo en cuestión por otra vía (llamada telefónica, WhatsApp...) y confirmar que la petición es real.

Mensajes privados: Los apartados de mensajes de Facebook, X o Instagram son el espacio preferido de los estafadores para lanzar sus anzuelos. Si recibimos un 'privado' de algún contacto reciente y éste contiene algún tipo de oferta acompañada de un enlace, la lógica dicta borrar la conversación y bloquear al remitente ipso facto.

Marca de verificación: A menudo nos sorprendemos cuando una señora de Alicante asegura estar conversando con Brad Pitt, a quien le ha hecho un préstamos porque estaba sin calderilla. Lo mismo pasa con diferentes instituciones y empresas, de las que debemos dudar si sus perfiles no cuentan con la señal de verificación (generalmente un 'tick' azul) que conceden los responsables de las distintas redes sociales.

Comentarios insistentes: Si vemos que un perfil publica el mismo comentario en varias publicaciones de amigos, de forma insistente, la probabilidad de que se trate de un bot es del 100%. Especialmente si lo hace durante unos días y luego abandona toda actividad en la plataforma de turno.

Duros a cuatro pesetas: Si tu nueva amiga 'Raquel', esa que tiene un foto con cara de simpática, te asegura que ha ganado un robot de cocina por completar una encuesta (o cualquier otra tarea sencilla que requiera pinchar en un enlace), mejor huir como de la pólvora. En Internet nadie regala nada.

Maestros del disfraz: En ocasiones ocurre que agregamos a alguien a nuestras redes y durante los siguientes meses cambia su foto de perfil y nombre de usuario. Muchas veces no nos damos cuenta hasta que nos extraña seguir a dicha persona, a raíz de leer el comentario que ha dejado en una de nuestras publicaciones (generalmente sin relación alguna con la fotografía o el estado en sí). Como en la vida real, cambiar de apariencia permite a los ciberdelincuentes seguir operando sin levantar sospechas.

Cómo denunciar a una cuenta falsa

Todas las redes sociales cuentan con mecanismos para denunciar estas cuentas fraudulentas si es que conseguimos identificarlas. En Facebook debemos pinchar sobre los tres puntos que aparecen bajo las fotos de perfil y a continuación escoger 'Buscar ayuda o reportar'. A través de este enlace también podemos reportar impostores.

En Instagram haremos algo similar: clic en los tres puntos junto al nombre del usuario y elegir 'Denunciar' en el desplegable. Igualmente encontramos una dirección habilitada para alertar de cualquier suplantación de identidad.

Y si somos usuarios de X, basta remitirse a su Centro de Ayuda, donde figura el apartado 'Spam y cuentas falsas'.

En cualquier caso, concluye Albors: «El antídoto más efectivo que tenemos para combatir la presencia de seguidores fraudulentos en las redes sociales consiste en mantener nuestros perfiles privados y realizar una investigación exhaustiva antes de aceptar cualquier solicitud de seguimiento».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios