Cambiar la hora.... y otras cosas que tu móvil hace solo

El reloj del celular es el más usado ya desde hace tiempo y volverá a adecuarse este domingo al horario de verano sin que hagamos nada

SARA BORONDO

Este domingo, a las dos serán las tres. Así que pongan los relojes en hora. Los móviles lo hacen solos. Atrás han quedado los tiempos en los que había que recorrer la casa buscando todos los relojes para cambiar las manecillas a mano. Ahora sólo se tiene que seguir haciendo así con los que son analógicos o no tienen conexión con Internet.

Pero el teléfono, el reloj más consultado desde hace ya tiempo, se actualiza solo. ¿Cómo? Gracias al llamado protocolo de hora de red (conocido como Network Time Protocol o NTP), cuya función principal es, precisamente, sincronizar los relojes de los dispositivos informáticos (ordenadores, routers, televisiones y teléfonos inteligentes…).

Nació en 1985, es uno de los protocolos más antiguos de Internet y actualmente está en la versión 4, que utilizan la mayoría de los equipos con Linux y Windows como sistemas operativos. NTP sincroniza los relojes con una precisión de milisegundos a un servidor sincronizado a su vez con el Tiempo Universal Coordinado (UTC por sus siglas en inglés). Así que sí, fíese del cambio de hora.

El Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA) de San Fernando (Cádiz) es el organismo español encargado de establecer la hora legal en todo el territorio nacional utilizando un algoritmo que combina información obtenida por los métodos más exactos conocidos actualmente y que se comparan con otros setenta laboratorios nacionales de referencia distribuidos por todo el mundo para que la escala de tiempo nacional UTC (ROA) se corresponda con el UTC. Este organismo mantiene varios servidores –para lograr que la sincronización sea lo más exacta posible– en distintos lugares que distribuyen el tiempo a través del protocolo NTP.

Este sistema recibe, aproximadamente, cien millones de peticiones de sincronización diarias. Los dispositivos tienen un sistema jerárquico, de tal manera que el que recibe la información de la capa superior la distribuye a todos los dispositivos que están en el peldaño siguiente.

NTP es necesario no solo para que propietario del móvil sepa la hora, sino porque esta información es también importante para el propio funcionamiento de los aparatos. Si nuestros móviles no conocieran la hora exacta, podrían producirse problemas con el software o a la hora de navegar por Internet (darían errores en los certificados de las webs, por ejemplo, o no coincidirían en la hora de envío y recepción de un correo electrónico) o incluso con las actualizaciones de Windows. Además, tener registrada la hora también se traduce en que todos los equipos de una misma red se puedan comunicar entre sí sin acusar los desajustes que habría en caso contrario.

Cosa suya...

Otras acciones que el teléfono realiza sin que intervengas

El ajuste automático de la hora es uno de los procedimientos que realiza el smartphone sin intervención del usuario que más nos llama la atención. Pero hay más funciones que los móviles hacen solos. Por ejemplo, ayudarnos a identificar quién nos llama, más allá de los contactos que previamente hayamos registrado manualmente.

Así, en el caso de los iPhone, si hay una llamada entrante de un número que no está en esa lista de contactos que hemos configurado, la asistente Siri sugerirá quién puede ser. Lo hace tras rastrear si ese número aparece en los correos electrónicos del dueño del dispositivo o en los mensajes de texto. En los teléfonos con Android hay una herramienta activada por defecto que autoriza al sistema a que envíe las llamadas entrantes a los servidores de Google, que comprueban si el número está incluido en la base de datos de spam por llamada comercial. De ser así, aparecerá como número no identificado pero con un aviso de 'posible spam' para que el usuario decida si responde a la llamada o no. En caso de contestar, el teléfono pregunta después si la llamada era comercial. En los teléfonos Pixel, que fabrica Google, se incluye la filtración de llamadas: el asistente de Google contesta directamente a la llamada para preguntar al interlocutor su nombre y el motivo de la llamada. Lo que responda llegará en forma de texto al dueño del teléfono para que decida qué hacer.

Este tipo de servicios automáticos resultan especialmente útiles en caso de emergencias o catástrofes. En 2018 la Unión Europea aprobó la creación de EU-Alert, un sistema de Public Warning System para avisar a toda la población mediante mensajes de esas situaciones graves, como ya sucede en países como Estados Unidos, Japón, China, México o Chile. EU-Alert tiene que estar implantado en todos los países de la UE antes del 21 de junio de 2022, y España es uno de los que todavía no lo ha hecho, aunque sí hay comunidades como el País Vasco que ya tienen un sistema de alertas al móvil de los ciudadanos –la app 112-SOS Deiak–.

EU-Alert utiliza tecnología Cell Broadcast para enviar mensajes a estaciones de base de telefonía móvil que lo reenvían a todos los usuarios que sea posible, sin coste alguno, y llega a los móviles con un sonido diferente a otros mensajes. Es un servicio prioritario que puede utilizar la geolocalización para analizar si una persona está en la zona afectada por la alerta.

Avisos de temporales y sonido de lluvia

Quizás también recibamos alertas al móvil cuando se avecina tormenta, pero eso no tiene nada que ver con el sistema europeo de avisos de emergencias. Son notificaciones como las que llegan de cualquier aplicación que tienen en cuenta la ubicación del teléfono si se ha dado permiso para ello. Las hay, como AccuWeather, en las que incluso se puede escuchar la lluvia cuando hay riesgo de precipitación.O como las de la Agencia Estatal de Metereología, donde podemos indicar de qué fenómenos meteorológicos concretos deseamos recibir notificaciones:

deshielos, galernas, viento, polvo en suspensión... Si se ha dado permiso a la app para utilizar la geolocalización, es probable que esta opción ya esté activada. Si no hemos recibido ninguna, podemos comprobar las opciones de la aplicación que venga instalada con el teléfono (pueden cambiar de una marca a otra) y activarlas.