Borrar
¿Cómo dormir sin dormir?

¿Cómo dormir sin dormir?

Los gurús de la calidad de vida desarrollan el NSDR, la técnica para recuperar el sueño perdido

Óscar B. de Otálora

Jueves, 28 de diciembre 2023, 17:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

hay una condición que empieza a ser común en hombres y mujeres de este momento del siglo XXI es la fatiga constante. El arrastrar durante el día una especie de sueño perpetuo que consigue que una almohada sea el mayor objeto del deseo y que los fines de semana se dediquen a maratones interminables de siesta para intentar recuperar las horas no dormidas el resto de los días. Esta característica de la nueva sociedad ha merecido incluso la reflexión del filósofo de la modernidad, el coreano Byung-Chul Han, quien ha diagnosticado esta situación en su libro titulado 'La sociedad del cansancio'. En ese contexto es en el que surge el denominado Non Sleep Deep Recovery (NSDR) como forma de intentar sobrevivir al agotamiento diario. Esta técnica, una evolución del yoga Nidra, se ha convertido en la tendencia del momento a la hora de intentar pasar el día con calidad de vida.

El yoga Nidra o yoga del sueño surge en los años 60 a partir de los trabajos de dos yoguis, Swami Satyananda Saraswati y Swami Sivananda. Su reflexión parte de una visión del sueño que no tiene nada que ver con la imagen que existe en Occidente sobre el acto de dormir como simple acto de descanso. Los dos expertos llegaron a la conclusión de que existe algo más, un momento en el que se puede conseguir una relajación muy profunda mediante la que se consiguen los mismos efectos reparadores del sueño, pero de una manera consciente. Es decir, alcanzar en unos minutos los beneficios de una siesta, pero sin tener que dar una cabezada, simplemente mediante una especie de meditación controlada.

El yoga Nidra se fue extendiendo, en un primer momento por Estados Unidos, donde se consideraba un complemento de otras técnicas orientales para la relajación o el bienestar físico. Su expansión estaba ligada a la aparición de toda una serie de estudios en los que se considera que el hecho de dormir y descansar es tan importante para una vida sana –y longeva– como puede ser la alimentación o el ejercicio.

Desgaste cognitivo

El yoga Nidra fue evolucionando mediante una serie de protocolos más académicos en los que se buscaba conseguir las ventajas de ese trabajo del sueño de una manera más rápida. Su gran introductor fue Andrew Huberman, profesor asociado de neurobiología y oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Una gran parte del trabajo de este divulgador, cuyo podcast es uno de los más escuchados en Estados Unidos dentro del área de la salud, está centrado en la mejora de la calidad de vida y, como neurocientífico, en evitar al máximo posible el desgaste cognitivo que se produce con la edad.

Por ejemplo, Huberman ha dedicado horas de sus podcast y sus escritos a detallar el daño que producen las pantallas si se utilizan horas antes de ir a dormir, ya que alteran el ritmo circadiano, el ciclo natural que sigue el cuerpo humano a lo largo del día.

En esas investigaciones, Huberman comenzó a defender las técnicas NSDR. A partir de su práctica del yoga Nidra, el neurocientífico desarrolló una serie de pautas y protocolos para conseguir ese estado de relajación que con veinte minutos de práctica diaria –o menos– puede mejorar la calidad del sueño y conseguir una especie de energía extra a lo largo de la jornada.

Este experto tuvo la suerte de que su técnica se vio empujada por dos factores. El primero, el triunfo en su país de una práctica que consistía en practicar madrugones extremos –levantarse a las cuatro y media de la madrugada– como forma de elevar la productividad y dedicar esas 'horas extras' al deporte, responder correos electrónicos u organizar la jornada. Pero también los CEO de las nuevas empresas tecnológicas comenzaron a alabar en público las ventajas que supuestamente les aportaba el NSDR. La sociedad del cansancio convirtió esta práctica en una de las nuevas modas.

No qudarse dormido

¿En qué consiste exactamente el NSDR? En principio, se trataría de una práctica extremadamente sencilla que comienza por relajarse en un lugar tranquilo, a poder ser tumbado, y realizar una serie de técnicas respiratorias y de consciencia hasta alcanzar ese momento en el que el cuerpo, con la mente en blanco, llega a un estado similar al sueño. Con veinte minutos de práctica diaria sería suficiente para situarse en ese estado en el que el metabolismo comienza a recuperarse como si hubiera comenzado las fases del sueño. Practicar el NSDR, además, tampoco es difícil, puesto que existen multitud de grabaciones en diversas plataformas para acceder a meditaciones guiadas. En principio, los efectos son similares a la práctica de la autohipnosis y el yoga. ¿Cuál es el problema de los novatos? Que lo más normal es quedarse dormido.

Sin embargo, si se profundiza en el NSDR (manteniéndonos despiertos), la lista de beneficios que defiende Huberman es incalculable. Desde reducir el estrés hasta aumentar la productividad y la creatividad, pasando por la desaparición del insomnio. Es decir, ni más ni menos que estar cansado sin notarlo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios