Borrar
HIGINIA GARAY
Alergia al agua, al ejercicio físico, al frío...

Alergia al agua, al ejercicio físico, al frío...

Son raras, pero causan efectos muy molestos e, incluso, algunos graves

Jueves, 7 de abril 2022, 17:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

¿Sufre urticaria, picores o bajadas de tensión cuando hace ejercicio? Podría tener una extraña reacción alérgica que se produce al combinar el consumo de algunos alimentos con la actividad física. No es habitual, pero sucede a veces. Las alergias más comunes están provocadas por algunas frutas, leche y huevo, frutos secos, polen o ácaros del polvo y en los últimos años su incidencia se ha incrementado, explica la presidenta de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica, Ana Martínez Cañavate. En esa incidencia al alza han influido «desde la mayor contaminación atmosférica, a una alimentación menos saludable plagada de ultraprocesados de los niños y niñas e, incluso, el menor tiempo que están al aire libre, en espacios naturales», añade la especialista en alergias. Pero hay otros agentes menos conocidos y también capaces de desencadenar reacciones desagradables y, en ocasiones, muy graves, aunque son casos raros.

LAS ALERGIAS MÁS RARAS

Al agua: Ocurre cuando el agua, al entrar en contacto con la piel, provoca una reacción cutánea, con urticaria y picores. «Afecta más cuando el agua está fría o caliente y se suele suavizar con duchas templadas y cortas», explica Martínez Cañavate. No existe una causa clara, pero la especialista apunta a que puede tener que ver con «los cambios bruscos de temperatura».

Al frío: Aparecen ronchas en las zonas del cuerpo que permanecen expuestas, como manos, cuello y cara, acompañadas de picor. «En los casos más graves se produce una sensación de hinchazón o dificultad para respirar o hablar tras haber comido helados o ingerido bebidas frías», describe el doctor Pedro Gamboa, especialista en Alergología del IMQ. Afecta al 1% de la población y es más habitual en mujeres de entre 20 y 30 años. Hay veces en que los síntomas son «extremadamente graves» y los pacientes «se ven imposibilitados para comer cualquier alimento o bebida fría, desarrollan síntomas molestos en invierno e incluso anafilaxias –reacción alérgica grave en todo el organismo– al bañarse en mares, ríos o piscinas no climatizadas por el cambio brusco de temperatura».

Al ejercicio físico: En concreto, se produce por la combinación de la ingesta de determinados alimentos con el ejercicio. «Afecta mayoritariamente a pacientes jóvenes, en general desde la adolescencia hasta alrededor de los 40 años», señalan desde la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex, aunque Martínez Cañavate precisa que los casos entre adolescentes son «excepcionales». «Los alimentos más frecuentemente implicados son los cereales, fundamentalmente el trigo, y las frutas frescas, principalmente las manzanas», añade la especialista. Causa desde picor cutáneo a calor local, rinoconjuntivitis, lesiones en la piel, urticaria generalizada, edemas en piel y mucosas y dificultad respiratoria. Aunque las ronchas pueden aparecer en el cuerpo, a menudo comienzan primero en pecho y cuello. También es posible experimentar síntomas como dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea o hipersalivación. Los brotes duran desde unos pocos minutos hasta cuatro horas después del ejercicio.

Al semen: Se suele manifestar con picores y quemazón vaginal pero también con efectos más graves como náuseas y vómitos. «La composición del semen es un 10% espermatozoides y el resto, líquido seminal que sirve de medio de transporte y contiene diluidas distintas sustancias: minerales, azúcares, hormonas, colesterol y ciertas proteínas. La alergia la provoca una proteína llamada PSA», detalla la ginecóloga Natalia García, de Mapfre Salud. Son más frecuentes los casos de alergia al látex de los preservativos.

Al sudor: Aparece en las zonas de mayor sudoración (manos, pies y axilas), que presentan habones y enrojecimiento con picor y dermatitis. Los especialistas lo relacionan con sustancias químicas procedentes de alimentos, bebidas y cosméticos –como perfumes o geles–, que serían secretadas a través de la piel.

A las especias: Las alergias a la canela, el ajo, la pimienta negra, la vainilla y otras especias afectan al 3% de la población, según una investigación del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología. Pueden provocar dermatitis de contacto en la piel, sobre todo debido a su principal alérgeno, el disulfuro de dialilo. Es habitual que se manifiesten en las partes más carnosas de los dedos de personas como cocineros, que las manipulan con asiduidad.

LAS ALERGIAS MÁS HABITUALES Y LAS MÁS PELIGROSAS

Las de más riesgo: Hay alimentos que provocan reacciones más graves. «Entre los frutos secos las alergias de mayor riesgo son las provocadas por las nueces y los cacahuetes» y el pescado más peligroso es «el bacalao», advierte la presidenta de la Sociedad Española de Alergología. Entre las frutas, añade Martínez Cañavate, la reacción más grave la causa el melocotón, «peor cuanto más maduro». Todas esas reacciones alérgicas podrían llegar a ser mortales, al igual que las que causa el veneno de algunos insectos como abejas, avispas y hormigas rojas.

Las más frecuentes: Son las alergias respiratorias al polen y los ácaros. La Sociedad Española de Alergología detalla que en España más del 15% de la población sufre este tipo de reacciones al polen, ya sea de plantas, árboles o césped. El segundo lugar lo ocupan las alergias alimentarias, entre las que destacan las del huevo y la leche, las más extendidas entre los niños. A lo largo de la infancia se pueden desarrollar reacciones a legumbres, frutas, frutos secos y pescados –el 10% de los escolares no tolera algún tipo de alimento–. Y en adultos predominan los casos de alergias a frutas y mariscos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios