Borrar
La base de antenas instalada en Pals tenía por objeto contrarrestar la censura informativa impuesta por la dictadura soviética. ABC
Guerra Fría en la Costa Brava

Guerra Fría en la Costa Brava

Lugares imposibles ·

En 2006 desaparecieron las antenas con las que Radio Liberty emitía desde Gerona

Óscar B. de Otálora

Jueves, 13 de agosto 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El 22 de marzo de 2006, unos monstruos metálicos de 160 metros de altura caían víctimas de los explosivos en Pals, Gerona. Durante casi medio siglo, esos gigantes de acero fueron una parte esencial de la Guerra Fría y se habían encargado de transmitir propaganda anticomunista hacia la extinta Unión Soviética desde unas instalaciones levantadas en plena Costa Brava. Los vencedores se deshacían de sus armas. Los responsables de la voladura quisieron hacer 'poesía' y se aseguraron de que la caída de las antenas reprodujera la forma de las olas que llegaban a la cercana playa.

Radio Liberty fue una emisora creada en los años cincuenta por una asociación estadounidense que recibía fondos del Congreso y era tutelada por el Departamento de Estado y la CIA. Su objetivo era emitir información para contrarrestar la censura impuesta por la dictadura soviética. La emisora se dirigía desde Múnich y ponía en el aire programas en una veintena de idiomas, desde el ruso hasta el tártaro o el uzbeko.

La cadena era sometida por los servicios de seguridad comunistas a continuos intentos de bloquear su frecuencia. Para superar los problemas técnicos, los norteamericanos apostaron por la localidad de Pals, en la convicción de que el Gobierno de Franco no iba a poner objección alguna a una iniciativa anticomunista. Su situación geográfica y la posibilidad de utilizar el mar para amplificar las ondas de radio convertían al municipio catalán en un lugar estratégico. Radio Liberty comenzó a emitir desde Pals en 1959.

El bulo de las pastillas

Las enormes antenas y el secretismo que rodeaba su base alimentaron decenas de rumores en la región. Uno de los más extravagantes sostenía que a los trabajadores españoles de la emisora, una vez que se jubilaban, se les obligaba a tomar una pastilla que les borraba la memoria para impedir que revelaran lo que habían visto.

En noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín, la derrota del comunismo. El capitalismo salía vencedor de la Guerra Fría y Radio Liberty dejaba ya de tener sentido. Pero todavía le quedaba por vivir uno de sus momentos de gloria. En 1991 tuvo lugar en Moscú el golpe de Estado contra Mijaíl Gorbachov organizado por militares y miembros del KGB. Los medios de comunicación soviéticos comenzaron a emitir en bucle 'El lago de los cisnes', de Chaikovsky. Según llegó a confesar el propio Gorbachov tras hacer fracasar el 'putsch', Radio Liberty fue la única emisora que les permitio saber realmente qué estaba sucediendo en Rusia. De forma paulatina, los países excomunistas comenzaron a contar con periodistas libres y Radio Liberty pasó a tener otros objetivos más lejanos: los estados árabes.

La emisora de Pals dejó de emitir en 2001 y, cinco años después, se volaron las antenas para liberar ese pedazo de costa. Hoy el recuerdo de aquellas instalaciones se mantiene en la memoria melancólica de los antiguos empleados españoles de Radio Liberty. Se ve que las pastillas no hicieron su efecto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios