Borrar
Directo La ZEC aborda los resultados de 2022 en el Parlamento canario
Qué tipo de extintor hay que tener en casa y dónde debe estar

Qué tipo de extintor hay que tener en casa y dónde debe estar

La tragedia de Valencia dispara la venta de estos equipos contraincendios. Te damos las claves para que su uso sea sencillo y pueda ayudarte a controlar pequeños incidentes domésticos

Jueves, 29 de febrero 2024, 18:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El incendio desatado la semana pasada en un bloque de catorce alturas en el barrio valenciano de Campanar, en el que fallecieron una decena de personas y cientos de vecinos tuvieron que ser realojados, ha disparado la venta de extintores tanto para viviendas particulares como para comunidades de propietarios. Pese a que el Código Técnico de la Edificación obliga a tener al menos un equipo contraincendios por planta en todos los edificios construidos a partir de 2006 –con una distancia máxima entre ellos de 15 metros–, todavía son muchas las fincas y casas particulares que no disponen de extintores para sofocar un fuego en caso de incendio.

¿Debemos tener uno? «Nadie nos obliga a tener uno a nivel particular, pero desde luego es más que recomendable. Disponer de un extintor en nuestra propia vivienda, aunque sea uno pequeñito, puede llegar a salvarnos la vida en un momento dado porque nos permite una actuación rápida contra esas primeras llamas», aclara Alejandro Ortuño, ingeniero técnico del Grupo Profuego, expertos en extinción de incendios.

¿De qué tipo? Si está pensando en comprar uno de estos equipos de seguridad para su casa o para instalar en las zonas comunes de su comunidad de vecinos, aquí le dejamos una serie de recomendaciones para saber en qué debe fijarse. «El modelo más extendido y el que se instala en nueve de cada diez edificios y viviendas es el conocido como extintor de polvo polivalente ABC porque es el que sirve para más tipos de fuego (madera, tela, plástico, gasolina, pinturas, grasas, petróleo, butano, propago, metano...). En este caso, el agente impulsor es el nitrógeno», explica Domingo Parra, gerente de Das Extintores.

Sin embargo, si lo que busca es uno para sofocar el típico incendio que se desata por una sartén al fuego, por ejemplo, la recomendación es que compre uno del grupo F porque su agente extintor está especialmente preparado para acabar con las llamas causadas por la utilización de aceites y grasas que se usan en las cocinas. «Al no tener polvo, no se pierde la visibilidad en ningún momento ni produce riesgo de asfixia en lugares cerrados«. Ahora bien, si su idea es comprar un único dispositivo, los expertos recomiendan el de polvo polivalente.

¿Cuánto cuestan? 50 euros es el precio medio de un extintor de 3 kilos de polvo seco ABC, uno de los modelos recomendados por los expertos para viviendas particulares. A este desembolso inicial, hay que sumar la cuota de mantenimiento, que suele oscilar entre los 10 y los 20 euros al año.

¿De qué tamaño? Es aconsejable que no sea demasiado pesado para facilitar su maniobrabilidad. «Para una vivienda particular es más que suficiente tener un extintor de entre uno y tres kilos, sobre todo si se dispone de otro equipo en el rellano de la escalera», añade el técnico del Grupo Profuego. Independientemente del peso, todos los extintores tienen que cumplir con el reglamento que regula los aparatos a presión y disponer de una placa de fabricación en un lugar visible.

¿Dónde se deben colocar? «La recomendación es tenerlo a una distancia máxima de cinco metros de la puerta de salida. Si ves que el fuego se te va de las manos, lo primero que se debe hacer es evacuar la casa y avisar a los servicios de emergencia», precisan los expertos. En el caso de las comunidades de vecinos, se debe seguir la normativa del Código Técnico de la Edificación.

Manual de uso en cinco pasos

  • 1. Cógelo y retira el pasador de seguridad: «Comprueba que está correctamente presurizado. Es decir, la aguja tiene que estar en la zona verde. Si no es así, el producto extintor no saldrá con la presión correcta», explican en GEPCO Formación, expertos en prevención de riesgos.

  • 2. Oriéntate de la forma adecuada: Si el fuego es en interior, «deberás situarte de tal manera que siempre tengas una salida detrás de tí para poder escapar si las llamas se extienden rápidamente. En exteriores, la orientación adecuada es a favor del viento. La distancia mínima de seguridad respecto a la llama es de 2 a 3 metros».

  • 3. Sostén la manguera con una mano y aprieta la maneta con la otra: «No se debe dejar el extintor en el suelo sino que hay que sostenerlo a pulso con la mano que acciona la maneta. Puedes hacer una prueba orientando primero el chorro a un lugar seguro para entender cómo afecta eso a su manejo», aconsejan en GEPCO Formación.

  • 4. Apunta a la base del fuego y mueve el chorro de lado a lado: Rocía toda la zona para que el fuego no se reavive por ninguna parte. «Es mejor ayudarse de otra persona que sepa cómo se usa un extintor y atacar el fuego en paralelo. Nunca uno detrás de otro», advierten los expertos en servicios contraincendios.

  • 5. Déjalo tumbado en el suelo al terminar: Una vez comprobado que el fuego está totalmente extinguido, «deberás dejar el extintor en el suelo en posición horizontal para identificar que ha sido usado».

Ojo porque también caducan

Los extintores tienen una vida útil de veinte años, pero necesitan unas labores de mantenimiento y comprobación que suelen realizar las compañías instaladoras cada tres, seis y doce meses. Además, cada cinco años se le hace un retimbrado. Es decir, se comprueba que el nivel de presión del agente extintor es el correcto mediante una prueba hidráulica. Pasadas dos décadas, el aparato contraincendios se considera caducado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios