mikel casal

¿Quién puede ver 'Frozen'? ¿Y '300'? Así se clasifican las películas por edades

Aunque parece obvio, las decisiones de la Comisión de la Calificación de Películas Cinematográficas a veces sorprenden

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

Que la película de animación 'Buscando a Nemo' sea apta para todos los públicos y 'La matanza de Texas' para mayores de 18 años no sorprende. Pero, ¿qué clasificación le pondría a 'El Exorcista', 'La Guerra de las Galaxias' o '300'? Aunque parezca obvio, las decisiones de la Comisión de la Calificación de Películas Cinematográficas, órgano asesor de la Dirección General del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), la institución encargada de esta tarea en España, a veces sorprenden.

«El objetivo principal de esta calificación es la protección de los menores frente a contenidos que puede herir su sensibilidad», explican sus portavoces. Cada país se rige por sus propios criterios. En el nuestro existen seis grupos. Apta para todos los públicos, no recomendada para menores de 7 años, de 12, de 16 y de 18 y las películas X. Las cinco primeras corresponden a películas libres de ser proyectadas en cualquier sala, mientras que la sexta categoría solo se puede comercializar en salas específicas, casi inexistentes en España.

Una película 'apta para todos los públicos' es «aquella que no contiene ningún elemento que pueda resultar perjudicial para el desarrollo psicológico en la infancia, con independencia del grado de dificultad que presente su contenido. No incluye escenas que puedan generar ansiedad, miedo, dolor o tensión emocional, ni contiene algún tipo de violencia, física o verbal. Si proyecta prácticas discriminatorias o conductas antisociales, incívicas, ilegales o perjudiciales para la salud, será en un contexto que no lleve a pensar lo contrario, y si aparecen escenas que incluyen desnudez o diálogos con connotaciones de carácter erótico o sexual, no deben herir la sensibilidad del común de los espectadores, al igual que el lenguaje empleado», enumera el organismo. 'Parque Jurásico' o 'La La Land' entran aquí.

Todas estas apreciaciones son similares a las que definen las tres siguientes categorías (no recomendada para menores de siete, doce años o dieciséis años), que tienen en cuenta los mismos criterios pero cuyas limitaciones son más permisivas en cuanto al contenido expuesto a medida que aumenta la franja de edad. Aquí encontramos películas como: 'Matilda' (+7 años), 'Madres paralelas' (+12 años) o 'Érase una vez en Hollywood' (+16 años).

Si no se ajusta a ninguna de las limitaciones anteriores, será una película no recomendada para menores de dieciocho años, como 'Kill Bill' o 'La huérfana'; mientras que las obras que incluyan contenido pornográfico, así como aquellas que hagan apología de la violencia serán películas X. Por ejemplo, la película de terror 'Saw VI' forma parte de esta categoría por este motivo. A pesar de todo, el ICAA recuerda que «cuando una clasificación queda obsoleta con el paso del tiempo, se puede solicitar su revisión».

Tráilers y festivales

Además, aparte de la clasificación por edades existen dos distintivos que permiten orientar al público. El de 'Especialmente recomendada para la infancia' se le otorga a aquellos largometrajes cuya narración es atractiva y fácilmente comprensible para el público infantil. Solo pueden recibirlo películas de las categorías 'Apta para todos los públicos' y 'No recomendada para menores de siete años'. Por ejemplo, 'Zootopia'.

El de 'Especialmente recomendada para el fomento de la igualdad de género' se otorga a películas de cualquier categoría excepto las 'Películas X'. Para ello, deben cumplir requisitos como: «transmitir una imagen igualitaria de ambos sexos, sin situaciones vejatorias o discriminatorias; promover la eliminación de prejuicios y estereotipos en función del sexo; utilizar un lenguaje no sexista; rechazar la violencia en todas sus dimensiones; incorporar una visión igualitaria de las relaciones afectivas y de la convivencia doméstica, y representar de manera igualitaria la presencia y la capacidad de ambos sexos en aquellos sectores claramente masculinizados o feminizados, respectivamente», recoge la ICAA. Un ejemplo es la segunda entrega de 'Frozen'.

Por su parte, los tráilers de las películas tienen su propia calificación y esta puede no ser igual que la del largometraje en su conjunto. Todas estas clasificaciones deben hacerse llegar a conocimiento del público de manera bien visible y también pueden consultarse en la página web del ICAA. No necesitan obtener calificación previa las películas que se exhiben públicamente en el seno de festivales cinematográficos.

¿Qué pasa si no seguimos estas indicaciones? En principio nada. La clasificación es una recomendación, no una prohibición. Lo que advierten los psicólogos es que si hay toda una institución que se dedica a ello es por algo, especialmente porque los menores no siempre pueden asimilar, entender ni contextualizar el trasfondo de lo que se está explicando en muchas escenas y, como a esas edades se imita todo lo que se ve, puede tener un impacto negativo en su conducta. Lo mismo ocurre con muchos videojuegos.