Vacaciones sin sobresaltos

24/06/2018

Con la llegada del periodo vacacional se tiende a relajar el sentido común, siendo a veces presa fácil para los amantes de lo ajeno. Para evitar disgustos, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil recuerdan una serie de pautas para evitar ser víctimas de los delitos. En Canarias la llegada del verano no conlleva un aumento de delitos, a diferencia de otras regiones turísticas

El verano es indiscutiblemente sinónimo de vacaciones, tiempo de relajación y disfrute, un período para dejar atrás las preocupaciones y el estrés del trabajo y recargar las pilas. Un periodo en el que, a pesar de la actitud relajada, no hay que bajar la guardia en temas relacionados con la seguridad. Los delincuentes nunca descansan y menos en periodo estival. Canarias cuenta con la particularidad de que los meses de verano no son su temporada alta de turismo, hecho que se ve reflejado en un análisis pormenorizado de los infracciones penales registradas cada trimestre y recogidas por la Secretaría de Estado de Seguridad. Si bien no hay grandes variaciones entre cada trimestre, sí hay un mayor número de infracciones penales durante el invierno, la temporada alta en las islas, frente al verano.

Más de 9.000 infracciones en Gran Canaria

Así, en el caso de Gran Canaria en el primer trimestre de 2017 se registraron 9.152 infracciones penales frente a las 8.674 cuantificadas en el periodo de julio a septiembre. Una tónica que también se repitió en 2016, con 9.112 infracciones entre enero y marzo frente a 8.448 de julio a septiembre. Un descenso menor pero notable que se repite año a año, según las estadísticas.

Este mismo patrón se reproduce en el conjunto de Las Palmas, que cuenta con núcleos de gran importancia turística, donde las infracciones penales registradas son ligeramente inferiores en el periodo veraniego frente a las contabilizadas durante el otoño y el invierno, tradicionalmente la temporada alta de visitantes extranjeros.

Si se pone la lupa sobre los datos más concretos de un municipio de la importancia turística de San Bartolomé de Tirajana estos son más llamativos. Así, en el primer trimestre del año pasado se contabilizaron 1.200 infracciones penales, entre marzo a junio 1.061 y de julio a septiembre 79. A nivel regional los datos siguen la misma tendencia con un menor número de infracciones penales durante el verano frente a los periodos que van de enero a marzo o de abril a junio.

Las islas no replican el modelo de otras zonas eminentemente turísticas de España, que sí registran un aumento considerable de las infracciones durante los meses de verano ante la afluencia de turistas. Aun así, y como cada año, la Policía Nacional da una serie de consejos y pautas para evitar ser víctimas de un delito durante este tiempo de disfrute y poder gozar al máximo del más que merecido descanso.

Pautas para la vivienda

«Se debe prestar especial atención a cerrar puertas y ventanas. Que la vivienda parezca habitada, que no dé la sensación de estar vacía, ya sea con algún familiar acudiendo de forma regular o con la instalación de sensores que permiten encender y apagar luces, y también radio y televisión, en determinadas horas del día, para dar la sensación de que hay gente. También es recomendable pedir a los vecinos o gente de confianza que retire la correspondencia y dé aviso si ve a alguien extraño merodeando la vivienda, evitar dejar efectos de valor como dinero o joyas hay cajas de seguridad en los bancos que pueden guardar estos durante las vacaciones, guardar referencias de cada aparato electrónico para, en caso de que sea necesario, poder localizarlos posteriormente en algún operativo policial que se realice», explica el inspector Antonio Moreno, delegado de Participación Ciudadana de la Policía Nacional.

Instalación de equipos de seguridad

La instalación de cámaras de videovigilancia, a una altura que grabe el rostro de los ladrones y no su coronilla, es también un elemento disuasorio a tener en cuenta. La clave es dificultar al máximo la labor de los cacos. Si lo tienen difícil, optarán por buscar otra vivienda más fácil en la que robar.

«Evitar comentar los planes en las redes sociales, y cuando están de viaje evitar colgar fotos. Las redes sociales son un canal de información ideal para los buenos y los malos», remarca Moreno.

Si aún así su casa es objeto de un robo, mantenga la calma, no entre ni toque o mueva nada que pudiera haber sido manipulado por los ladrones y avise de inmediato al Policía Nacional a través del 091 y nunca se enfrente a los ladrones.