El narcosubmarino de Aldán. / efe

El tribunal condena a 11 años de cárcel a los tripulantes del narcosubmarino

Al acusado de gestionar la recepción de los más de 3.000 kilos de cocaína le imponen nueve años y a otros tres, siete años de prisión

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El tribunal de la Audiencia de Pontevedra ha condenado a los tres tripulantes del narcosubmarino de Aldán, hundido en noviembre de 2019 frente a la playa de O Foxo, a 11 años de cárcel. La Sala ha considerado probado que los tres investigados, entre los meses de septiembre y noviembre de 2019, actuaron «al servicio de una estructura criminal internacional proveedora de estupefacientes» para el transporte por vía marítima, desde Brasil hasta España, de un cargamento de cocaína «mediante el empleo de una embarcación semisumergible, cuya tripulación integraban y desde la cual debían descargar la droga».

El tribunal indica en la sentencia, de 115 páginas, que en la embarcación transportaban alrededor de 3.068 kilos de cocaína, cuyo precio en el mercado ilícito ascendería a 123.244.573 euros.

El fallo supone rebajar la pena al considerado patrón, Agustín Álvarez, y a los dos ecuatorianos que lo acompañaron en un viaje suicida que duró 27 días: Pedro Roberto Delgado y Luis Tomás Benítez. Los tres son condenados por un delito de narcotráfico y sendas multas de 300 millones de euros. En el caso de los ciudadanos ecuatorianos, que son primos, y dado que permanecen en prisión provisional desde sus detenciones el 24 de noviembre del 2019, tras el hundimiento, la sentencia recoge que serán expulsados del país para cumplir los años de pena que les restan. Tampoco podrán regresar a España durante la próxima década.

«Información precisa»

Los magistrados, además, aseguran que para introducir la droga en la provincia de Pontevedra colaboraron cuatro personas activamente con uno de los tripulantes. A uno de esos cuatro investigados, Yago Serantes, la Audiencia le ha impuesto nueve años de prisión y 200 millones de multa, mientras que al resto -Rodrigo Hermida, Enrique Carlos Serantes y Yago Regoles- les ha condenado a siete años de cárcel.

Serantes fue quien mantuvo, según la resolución, «una comunicación directa y continua» con una de las personas que se encontraba a bordo de la embarcación, a través de mensajes y correos electrónicos, «para hacer posible la recepción en tierra del cargamento de cocaína y el cobijo de los tres tripulantes».

Por ello, la Sala señala que estos cuatro acusados «contaban con información precisa, ya desde un primer momento, sobre el número de tripulantes de la embarcación; la ruta prevista y la concreta playa de arribada planeada, la playa do Foxo, en Aldán».