La pareja fue detenida en el aeropuerto cuando iba a volar a Holanda

Se hacían pasar por policías para robar a turistas

12/09/2017

La Guardia Civil de Mogán detuvo a J.M.S.S., de 40 años y con numerosos antecedentes policiales, y a M.A.M.T., 33 años, con antecedentes policiales y pareja sentimental, como autores de los delitos de allanamiento de morada, extorsión, robo con violencia y robo con fuerza. Iban a huir de la isla rumbo a Holanda.

Las pesquisas de la Guardia Civil arrancaron el pasado 21 de agosto con la denuncia de un perjudicado que aseguraba que una persona desconocida se había personado en su domicilio de la localidad de Patalavaca durante la noche del día 8 de agosto, y que tras identificarse como agente de policía le había requerido mediante violencia e intimidación el pago de una presunta deuda en Noruega, por lo que bajo amenazas se trasladó junto al falso agente hasta un cajero de una sucursal bancaria de Arguineguín, donde nuevamente bajo coacciones y empleo de violencia física extrajo 500 euros en efectivo y se los entregó al presunto autor.

El mismo se volvieron a repetir hechos semejantes, participando en esta ocasión la pareja sentimental de la primera víctima, que éste había entregado 700 euros a los presuntos autores, y que no habían denunciado por el temor a posibles represalias.

Agresión. Al día siguiente, los agentes recibieron una nueva denuncia donde una turista extranjera manifestó que, mientras se dirigía hacia su domicilio en Puerto Rico, fue atacada por la espalda y bajo la amenaza de ser agredida con un arma blanca le fue sustraída la cantidad de 35 euros y un teléfono móvil de gama alta.

Como resultado de las investigaciones se consiguieron las grabaciones efectuadas por el sistema de videovigilancia del cajero y de una sucursal bancaria, donde el primer denunciante fue obligado a sacar dinero bajo violencia e intimidación, pudiendo observarse claramente la actitud violenta ejercida sobre el mismo. En ambos hechos se comprobó que el presunto autor era la misma persona, siendo siempre auxiliado por su pareja sentimental.

Para asegurar su localización los agentes pidieron la colaboración de componentes de la Sección Fiscal de la Guardia Civil del aeropuerto, del Cuerpo Nacional de Policía y del servicio de vigilancia privada del aeropuerto, que los localizaron cuando compraban billetes de avión con destino a Ámsterdam.