La sangre encontrada en el barco sería del padre de las niñas

Según fuentes vinculadas a la investigación, la sangre pertenece a Tomás Antonio Gimeno.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Nuevo acontecimiento de importancia en la investigación que se está desarrollando para dar con el paradero de las niñas desaparecidas junto a su padre en Tenerife. Según adelantó este lunes RTVC y pudo confirmar este periódico, la sangre hallada en el interior del barco de Tomás Gimeno no pertenece a las niñas, sino que sería del propio Gimeno. Un dato crucial para los investigadores, pues los restos de sangre suponen una prueba clave dentro de la investigación que se está llevando a cabo.

La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaran a Tomás Antonio G.C. a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan las fuentes consultadas por Efe.

Antes de que se le perdiera el rastro, el padre habló por teléfono con la madre de las niñas, de la que estaba separado, y le dijo que nunca más las volvería a ver ni a él tampoco.

Efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil están realizando inmersiones en la zona donde fue localizada la embarcación de Tomás, vacía y a la deriva, frente al Puertito de Güímar, y en cuyas inmediaciones apareció flotando una silla de retención infantil perteneciente a una de las niñas.

El rastreo por mar y aire se ha ido extendiendo con el paso de los días hacia el suroeste de Tenerife y también en zonas más alejadas de la costa, siguiendo el curso de las corrientes.

En paralelo, la Guardia Civil continúa con varias pesquisas en tierra, como por ejemplo un segundo registro en la vivienda de Igueste de Candelaria que ha tenido lugar este lunes, esta vez con la intervención de agentes de la unidad central operativa (UCO), especializada en los casos más complicados.

Los investigadores aún están pendientes de recibir la información de varias entidades bancarias requeridas por el juzgado que instruye la causa por un delito de secuestro, para saber si el padre pudo haber realizado algún movimiento entre cuentas y si sacó una cantidad importante de efectivo en los días previos a su desaparición y la de sus hijas.