Ratifican la prisión provisional por traer cocaína por el Puerto

14/07/2019

Los acusados fueron sorprendidos con 60 kilos de droga oculta en dos sacos de azúcar que presuntamente había acabado de sacar de un contenedor en la terminal de Opcsa el pasado 10 de junio. La Guardia Civil les interceptó tras quitar el precinto y abrir el citado contenedor

El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas, Alberto Puebla Contreras, ratificó la prisión provisional comunicada y sin fianza de J.C.P.P., de 47 años, como presunto autor de un delito de tráfico de drogas con grave daño para la salud, en un auto emitido el pasado 21 de junio. La defensa solicitó la libertad provisional del acusado que fue denegada conforme al citado auto.

El arrestado fue detenido junto a otro hombre, identificado como A.C.D., sobre las 16.00 horas del pasado 10 de junio en la Terminal de Operaciones Portuarias Canarias SA (Opcsa). El juez considera, en las diligencias previas y conforme a los indicios recabados y acreditados, que en la tarde del lunes 10 de junio A.C.D. fue sorprendido en el interior de Opcsa, lugar donde no tenía autorización para estar junto a un contenedor al que previamente le habían quitado el precinto y abierto las puertas para sacar parte de la mercancía con la que había llegado al Puerto de Las Palmas.

El contenedor transportaba en su interior gran cantidad de sacos de azúcar de cristal con un peso aproximado de 50 kilogramos cada uno, según las pesquisas.

En el momento de la detención por parte de los agentes de la Instituto Armado del Destacamento Fiscal y funcionario de Vigilancia Aduanera de la delegación de Las Palmas, A.C.D tenía preparados para llevarse dos sacos del mismo tamaño y color que previamente había localizado y extraído del interior del contenedor, que había llegado procedente de Brasil.

Hallazgo.

Pese a que estos dos sacos eran en apariencia iguales a los restantes, en el interior de cada uno se ellos había, además del correspondiente azúcar de cristal, 28 bloques rectangulares que contenían lo que al parecer era cocaína, posteriormente confirmado por el reactivo al realizarle a uno de los bloques una cata dando positivo por cocaína. Los 56 bloques de cocaína dieron un peso total de 60 kilos.

Por su parte, J.C.P.P. trasladó hasta las proximidades del contenedor previamente forzado en la terminal Opcsa un camión, junto a otra persona no identificada según el auto judicial. El magistrado da por acreditado que el acusado conocía que iba a recuperar la citada mercancía del interior del contenedor que había llegado procedente de Brasil y esperaba junto a que el otro acusado la tuviera en su poder para trasladarle a él y a los dos sacos con los 56 bloques de cocaína, con un peso de 60 kilos, fuera del recinto portuario eludiendo la acción policial.

Fue en ese momento, antes de proceder al traslado y huida con la droga cuando fueron sorprendidos e interceptados por agentes de la Instituto Armado del Destacamento Fiscal y funcionario de Vigilancia Aduanera de la delegación de Las Palmas.

Se da la circunstancia de que los 56 bloques de cocaína intervenidos tenían un sello o logotipo igual que la firma de alta gama de bolsos, y mundialmente conocida, Louis Vuitton. Es la misma marca que tenían los 50 fardos con 1.500 kilos de cocaína interceptados en un barco pirata a 700 millas entre Canarias y Cabo Verde por el Buque de Acción Marítima Metoro en coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía. Estos desembarcaron en el Arsenal Militar el pasado martes 21 de mayo tras varios días de travesía. Cada uno de los fardos, del que es hasta ahora el mayor alijo de cocaína intervenido en las cercanías de las islas, tenían el mismo logo.