El autor del tiroteo de Tarragona. / e. c.

El pistolero de Tarragona tenía seis armas de fuego y munición en abundancia

El autor del tiroteo que hirió a tres compañeros y a un mosso actuó por venganza a su despido de la empresa de seguridad

CRISTIAN REINO Barcelona

Eugen M. S, exvigilante de seguridad de 45 años y de origen rumano, actuó por «rencor» hacia sus excompañeros de trabajo por una cuestión laboral: fue despedido o al menos no le renovaron el contrato en la empresa de seguridad donde desempeñaba su tarea profesional. Por sed de venganza, cogió su arsenal, se tomó la justicia por su mano y se lió a tiros contra sus antiguos compañeros de trabajo, en la empresa Securitas, y luego se enfrentó atrincherado a los Mossos d´Esquadra, en una masía abandonada muy cerca de la capital tarraconense. Esta es la versión que ofreció ayer el consejero de Interior de la Generalitat.

El pistolero de Tarragona ya había amenazado a sus exjefes con correos electrónicos, en los que adjuntaba fotos suyas con armas. El exvigilante estaba fuertemente armado y era muy violento, según detalló el consejero de Interior, Joan Ignasi Elena. El hombre pertenecía a un club de tiro, en Tarragona, desde hace 15 años. El martes, tras una reunión de urgencia, fue expulsado, cuando los directivos conocieron lo que había hecho.

Estaba muy acostumbrado a disparar. La licencia deportiva que tenía le permitía, además, tener hasta seis armas de fuego. En concreto, dispone de cinco pistolas y un fusil semiautomático, así como munición en abundancia. Cuando estaba atrincherado en la masía, tras atentar contra sus antiguos compañeros, los Mossos trataron de negociar para que se entregara, pero de acuerdo a la versión que da la Policía catalana, el hombre se encastilló con la intención de «afrontar un combate a tiros» con los agentes. «No tenía miedo a disparar», según el consejero. Lo hizo en la empresa, cuando atentó contra sus excompañeros, lo hizo después para saltarse el control policial en una rotonda y lo hizo finalmente en la masía donde siguió disparando contra los policías allí presentes.

Un día después del suceso que ha conmocionado Tarragona, el consejero de Interior confiaba en que los heridos evolucionaran positivamente. En total, cinco personas resultaron heridas: tres exempleados a los que disparó el pistolero, un mosso y el propio autor del tiroteo. Así, la mujer de la empresa que estaba grave pasó ayer a encontrarse en estado crítico, mientras que el gerente, que ingresó crítico, evolucionó a grave. El tercer herido en el asalto a la compañía seguía herido de gravedad. Además, el agente de la Policía autonómica tenía un mejor diagnóstico tras recibir un disparo en el brazo, mientras que el exvigilante seguía crítico.