Borrar
Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. C7
Piden 9 años de cárcel para un hombre que violó a una amiga cuando estaba ebria

Piden 9 años de cárcel para un hombre que violó a una amiga cuando estaba ebria

En caso de ser condenado permanecería diez años en libertad vigilada y tendría prohibido acercarse o comunicarse con la mujer a menos de medio kilómetro, así como desempeñar trabajos que pudieran dar lugar a la repetición de este delito

Efe

Santa Cruz de Tenerife

Miércoles, 3 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un hombre ha sido acusado por la Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife de ser el supuesto autor de un delito de agresión sexual a una amiga que se encontraba ebria, por lo que pide 9 años de cárcel y el pago de una indemnización a la víctima de 3.000 euros.

En caso de ser condenado permanecería diez años en libertad vigilada y tendría prohibido acercarse o comunicarse con la mujer a menos de medio kilómetro, así como desempeñar trabajos que podrían dar lugar a la repetición de este delito.

Igualmente debería participar en un curso de reeducación sexual y permanecer durante nueve años sin poder ejercer sus derechos.

El encausado mantenía una relación de amistad con la mujer aunque él insistía en que fueran pareja, a lo que ella siempre se negó.

Con motivo de su cumpleaños la mujer invitó a varios amigos y familiares, entre los que se encontraba el encausado, y ambos tomaron bebidas alcohólicas en distintos establecimientos de La Laguna.

Debido al estado etílico en el que se encontraba la mujer, el procesado le ofreció quedarse en su casa, que está en el mismo municipio, a lo que ella accedió aunque se quedaron en estancias separadas.

En un momento dado el denunciado se aprovechó de que estaba casi inconsciente y no pudo dar su consentimiento de forma clara a mantener relaciones, se puso encima de ella y consumó el acto sexual tanto en vía vaginal, como anal y bucal.

Cuando la víctima se dio cuenta de lo que ocurría el acusado intentó disimular subiéndose su pantalones y las bragas de ella, quien volvió a caer acto seguido en el mismo estado de ebriedad.

Una vez que la mujer se recuperó, se vistió y abandonó la casa y llamó a una amiga para que la acompañara al Hospital Universitario de Canarias (HUC) para ser examinada y pedir que pusiera en marcha el protocolo para casos de agresión sexual.

Durante estos episodios el hombre no llegó a utilizar el preservativo aunque se desconoce si efectivamente eyaculó, pero de los análisis realizados por el Servicio de Biología Nacional y Forense de Canarias se obtuvo una muestra que coincide plenamente con la del encausado.

En concreto, la posibilidad estadística de que corresponda a esta persona es de 280.000 veces a que lo sea de otro varón que fuera elegido al azar.

Los hechos fueron denunciados en Comisaría y el HUC prestó a la mujer la primera asistencia consistente en un reconocimiento, ecografía, toma de muestras y medicación profiláctica, siguiendo el protocolo establecido.

A raíz de lo ocurrido la mujer confiesa que se siente como si «la hubiera enterrado viva», no tiene ganas de hacer planes ni actividad alguna, no quiere salir de la casa y sufre depresión, insomnio, problemas de apetito y conductas de evitación.

Además está pendiente de ser atendida en la Unidad de Salud Mental con el fin de concretar el alcance de estos síntomas.

La mañana siguiente a los hechos el encausado le envió varios mensajes en los que le decía: «Lo siento si fui muy pesado… Me siento fatal de verdad, disculpa. Entiendo que no puedas perdonarme. Tengo ganas de vomitar por como me siento. Imagino que vernos para hablar tampoco».

Una vez presentada la denuncia el juzgado de la Laguna impuso medidas cautelares de protección a la mujer, prohibiéndole al acusado que se acercara o comunicara con ella.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios