Plantación dentro del inmueble de Oliva (Valencia), descubierta por la aparición de un perro en descomposición. / Guardia Civil

Un perro en descomposición delata un laboratorio de droga

La Guardia Civil había subido a una azotea de Oliva (Valencia) alertada por el fuerte olor que despedía el cadáver de un can y encontró una plantación de marihuana en el edificio colidante

A. T. Valencia

La denuncia de un supuesto delito de maltrato animal ha permitido descubrir un laboratorio dedicado a la marihuana en la localidad valenciana de Oliva. Los agentes de la Guardia Civil iniciaron la investigación en diciembre después de recibir una denuncia por la existencia de un perro en avanzado estado de descomposición en la azotea de un inmueble.

Los agentes, tras comprobar que se trataba del cadaver de un animal en avanzado estado de descomposición, observaron como en una vivienda colindante había varios aparatos supuestamente utilizados para el cultivo de marihuana 'indoor', así como un sistema de videovigilancia, lo que hizo sospechar de una posible plantación.

De esta manera se estableció un servicio de vigilancia para identificar al titular del inmueble. Asimismo se comprobó con los técnicos de Iberdrola que la vivienda tenía un consumo muy elevado de electricidad y que de ella se desprendía un fuerte olor a marihuana.

En el registro de la vivienda se hallaron 202 plantas de marihuana, junto a diferentes efectos utilizados para el buen desarrollo y crecimiento de las plantas como dos aires acondicionados, dos filtros purificadores de aire, tres ventiladores, 19 transformadores eléctricos y 14 lámparas de calor, entre otros elementos, valorados en más de 15.000 euros. También se pudo comprobó por el microchip del animal muerto que pertenecía al sospechoso. Este individuo, de 37 años y nacionalidad española, fue detenido por un delito de elaboración y cultivo, defraudación de fluido eléctrico y maltrato animal.