Imagen del incendio forestal que se ha producido en la zona de Los Campeches. / efe/ Miguel Barreto

La lucha contra el fuego se centra en dos frentes en una zona «complicada»

La UME se incorpora al dispositivo de extinción donde participan ya ocho medios aéreos junto a los efectivos terrestres de las distintas administraciones

EFE Santa Cruz de Tenerife

La lucha contra el incendio declarado este jueves en Tenerife se centra en dos frentes y abarca unas 60 hectáreas de monte bajo, en una zona «complicada y con mucho combustible», ha afirmado el presidente del Cabildo de la isla, Pedro Martín, que ha pedido además un hidroavión desde la Península.

Pedro Martín ha señalado, en declaraciones a los periodistas en Los Realejos facilitadas por el Cabildo tinerfeño, que el incendio ya no ocupa sólo este municipio, donde se inició a las 10:19 horas de este jueves, pues ya «se ha metido» también en el de San Juan de la Rambla.

El fuego, que se inició hacia las 10.00 horas en la zona de Los Campeches, en el municipio de Los Realejos, ha pasado a nivel 2 a petición del Cabildo, por lo que asume la dirección de la emergencia el Gobierno de Canarias, en aplicación del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Incendios Forestales en la Comunidad Autónoma de Canarias (INFOCA).

Como medida preventiva, se ha procedido a evacuar la zona de acampada Fuente de Pedro, el Campamento Barranco de la Arena, así como las áreas recreativas El Lagar y La Tahona.

Refuerzo de medios

Desde hace varias horas trabajan en el lugar cinco helicópteros, un avión procedente de La Gomera que deposita líquido retardante y ha partido también hacia Tenerife un helicóptero desde La Palma que se ha solicitado para reforzar los efectivos.

Además se han distribuido los equipos de las brigadas forestales, de manera que han continuado su labor los del turno de mañana y se han incorporado antes los del turno de tarde-noche, ha afirmado Pedro Martín.

«Se está intentando frenar un incendio que en estos momentos puede tener unas 60 hectáreas y veremos cómo va evolucionando. Nuestra intención es intentar adelantarnos para que esto no se nos vaya de las manos», ha añadido.

Asimismo, el Cabildo de Tenerife ha solicitado al Gobierno de Canarias que pida un hidroavión desde la Península para reforzar el frente de San Juan de la Rambla, una zona «muy complicada», y que no se extienda más el incendio.

Hasta el momento intervienen ocho medios aéreos: tres helicópteros del Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias (GES), otros dos del Cabildo de Tenerife, un helicóptero Kamov y un Air tractor (avión de carga en tierra) del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), además de un helicóptero de la Guardia Civil en funciones de coordinación aérea.

Por tierra participan efectivos de lucha contra incendios del Cabildo de Tenerife, del Consorcio de Bomberos y los equipos EIRIF del Gobierno de Canarias con base en La Gomera y BRIF del MITECO; recursos de seguridad tanto de Policía Local, como de los cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y del Cuerpo General de La Policía Canaria y Protección Civil, Servicio de Urgencias Canario (SUC) y Cruz Roja.

Con la declaración del Nivel 2 del incendio se incorpora la Unidad Militar de Emergencias (UME) a las tareas de extinción, con el primer contingente que despliega un pelotón formado por 20 militares, tres autobombas, un nodriza y un jefe de operaciones. Durante la noche se incorporarán efectivos de Gran Canaria.

Riesgos

Se está actuando en dos frentes con la intención de acotar el incendio, para lo que es fundamental aprovechar las horas que quedan del día y que la noche sea «más tranquila», y de ahí la solicitud realizada por el Cabildo de Tenerife de que se incorporen más medios desde otras islas y la Península.

Ha explicado Pedro Martín que la zona afectada es el área Campeches-Tigaiga-Ruiz que tiene una orografía en forma de depresión, de barrancos, con cierto flujo de aire y esto ayuda a avivar las llamas.

Es una zona complicada, ha reiterado, porque no hay una gran arboleda sino sobre todo monte bajo y muy compacto, lo que hace que fácilmente prendan las llamas «y tenga mucho combustible».

El presidente de la corporación insular ha subrayado que no corre ningún peligro núcleo urbano o asentamiento alguno pero sí hay viviendas diseminadas, por lo que ha recomendado que no se acceda a la zona no porque haya riesgo para las casas, sino para evitar colmatar unas vías que tienen accesos estrechos y que deben utilizar los medios contra el incendio.

Ha insistido en que por ahora no hay peligros para zonas de viviendas ni de cultivos y ha enfatizado en que la preocupación se centra más en que el fuego vaya a zonas altas de monte de pinar, aunque el viento, de momento, sopla en sentido contrario y esto puede ayudar a frenar el avance.

Las próximas horas serán cruciales para tener buenas noticias, ha dicho Pedro Martín, para quien el problema es « la cantidad tan grande de combustible que hay ahí y que no es pinocha acumulada, es que este monte es así, muy denso, de zarzas, abigarrado, una zona de difícil acceso y que hace que prenda fácilmente«.

Martín ha reiterado que no hay peligro para las personas pero ha insistido también en que en otras ocasiones, a partir de un incendio surgido en esta zona se ha extendido «y no queremos que sea así», por lo que ha mostrado su agradecimiento a los dispositivos llegados desde La Gomera y La Palma y ha confiado en que el operativo actual sea suficiente «para tener buenas noticias el día de hoy».