Si le llaman con estos prefijos 225, 233, 234, 355 o 387 no lo coja

La Guardia Civil alerta de una nueva estafa telefónica con líneas de tarificación adicional

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El Observatorio de Delitos Informáticos de Canarias (ODIC) alerta de una nueva variante de la estafa telefónica nigeriana cometida a través de líneas de tarificación adicional con los prefijos 225, 233, 234, 355 o 387, procedentes de Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, Albania o Bosnia.

Estos prefijos telefónicos corresponden a líneas telefónicas de tarificación adicional, las que, a través de la marcación de un determinado código, conllevan una retribución específica y añadida al coste de servicio telefónico por la prestación de servicios de información o comunicación determinados, explica este miércoles el Observatorio en un comunicado.

Es decir, la marcación de un determinado código telefónico por parte de los usuarios significaría encontrarse con una factura de teléfono desorbitada a final de mes, advierte el Observatorio que, por tanto, recomienda no responder a llamadas perdidas realizadas desde estos prefijos telefónicos internacionales.

Según los reportes que han llegado al buzón de denuncias telefónicas fraudulentas del ODIC, la potencial víctima pone un anuncio vendiendo un dispositivo móvil a través de sitios webs conocidos de compra y venta de segunda mano.

Al poco tiempo, se pone en contacto con la vendedora vía WhatsApp un perfil sin foto, ni teléfono visible que se hace pasar por Eric John u otros nombres, un supuesto comprador que, al parecer, envía mensajes instantáneos desde WhatsApp a través de un número telefónico de una empresa, interesándose por el estado en que se encuentra el dispositivo móvil en venta y pidiendo que le envíe fotos del producto, por lo cual la vendedora le remite al anuncio que había publicado hace un instante.

Ante la insistencia del sujeto en cuestión, realiza varias llamadas perdidas desde el siguiente número telefónico, +2348104665876, a la vendedora con la intención de que ésta le devuelva esas llamadas.

Escéptica, la vendedora decide no devolver las llamadas del supuesto comprador porque tiene restringidas las llamadas internacionales y Roaming en la App de su operadora de telefonía móvil, lo que no le da pie a ningún contacto con este número telefónico fraudulento.

En cualquier caso, la vendedora decidió bloquear el número telefónico en cuestión, vía telefónica y WhatsApp, por temor de que se tratase de una estafa, eliminó el anuncio publicado de la página web de compra y venta de segunda mano y reporto el caso al Observatorio de Delitos informáticos de Canarias.