La mitad de las choques mortales ocurren después de almorzar

10/04/2019

Cuatro de cada diez fallecidos en Semana Santa dio positivo en alcohol y un tercio de los 31 fallecidos eran mayores de 65 años. Este año se esperan 15,5 de desplazamientos

La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé 15,5 millones de desplazamientos por carretera durante la Semana Santa de este 2019, un 7,4% más de movimientos de los que se produjeron el año pasado, aunque la previsión fue la misma. El año pasado perdieron la vida en las carreteras durante la Semana Santa un total de 31 personas y otras 159 resultaron heridas graves. El director de la DGT, Pere Navarro, confía que este 2019 las cifras de siniestralidad sean más bajas por la reducción del límite de velocidad de 100 a 90 km/h en las convencionales (medida que entró en vigor en enero) y por el aumento de la vigilancia y control.

Más vigilancia

«Poco a poco vamos a ir recuperando lo que dejamos durante los años de la crisis. La Seguridad Vial descansa en la vigilancia y control, a más, debería haber menos accidentes», justificó Navarro, que además advirtió de que, en la medida que se pueda, se irán aumentando los radares de tramo en zonas de concentración de accidentes, ya que «está más que contrastada su eficacia». Sobre la siniestralidad vial, comentó que lo que «preocupa especialmente» a la DGT son los motoristas, pues de los 31 fallecidos que hubo en Semana Santa en 2018, cinco eran usuarios de motocicleta.

En los últimos 4 años, el 23% de los muertos en este periodo vacacional pertenecían a este colectivo, pese a representar estos el 16% del parque automovilístico, lo que a juicio de Navarro, «es un fracaso de todos». Y tres fueron ciclistas, colectivo que representa de media el 6% de víctimas mortales en las últimas cuatro Semanas Santas.

Asimismo, durante 2018 casi la mitad de los accidentes mortales (14) se produjeron después de comer, y 10 de los 31 fallecidos fueron mayores de 65 años.

Alcohol

Otros datos que puso sobre la mesa el director general de Tráfico es que 4 de cada 10 muertos de la Semana Santa de 2018 superaba el límite de alcohol permitido; y otras dos víctimas mortales no llevaban puesto el cinturón de seguridad en el momento del accidente. Si bien también recordó que la principal causa de mortalidad en las carreteras es, desde 2016, las distracciones al volante, especialmente el uso del teléfono móvil, superando así al consumo de alcohol.

Durante el dispositivo especial habrá 9.200 agentes de la Guardia Civil de Tráfico, frente a los 8.800 que hubo el año pasado; 264 vehículos camuflados de la Benemérita para vigilar el comportamiento en la carretera, sobre todo en convencionales; y cerca de 1.400 radares para controlar la velocidad: 724 fijos, 62 de tramo y 557 móviles en los vehículos de la Guardia Civil; además de 10 helicópteros y ocho drones. Igualmente, la DGT contará con 216 cámaras para el control del uso de cinturón que también se utilizarán para vigilar el uso del móvil.