Borrar
Imagen de la Ciudad de la Justicia, en Las Palmas de Gran Canaria. C7
Un hombre acusa a su sobrino de querer matarle al atarle a una silla y atacarle con un desatascador

Un hombre acusa a su sobrino de querer matarle al atarle a una silla y atacarle con un desatascador

La presunta víctima asegura que, a raíz de una discusión, el acusado le ató durante más de una hora y le apuntó con una pistola de fogueo

Efe

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 13 de junio 2024, 17:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un hombre de 67 años ha afirmado este jueves ante la Audiencia de Las Palmas que la noche del 4 de enero de 2020, en la casa familiar de San Mateo, en Gran Canaria, su sobrino le mantuvo atado más de una hora en una silla tras intentar matarlo con desatascador de tuberías que le echó en la cara y parte de la espalda.

En la primera sesión del juicio que se sigue contra Andrés T.C.R., la víctima ha relatado que esa noche, previamente, tuvieron una discusión y le empezó a dar «piñas» antes de rociarle el bote de sosa cáustica que cogió del baño, así como cuando estuvo atado a la silla, momento en que le apuntó con una pistola de fogueo.

Así mismo, ha contado que, posteriormente, le robó varias tarjetas de crédito, el teléfono móvil y las llaves de su coche.

La víctima ha indicado al tribunal que denunció los hechos meses después, en septiembre, una vez que se hubo recuperado y que, cuando se enteró su sobrino, le amenazó de muerte si no retiraba la denuncia: «De la cárcel se sale pero del cementerio no», le espetó el procesado, según el tío.

La Fiscalía considera que el acusado ha cometido un delito de tentativa de homicidio, otro de detención ilegal, de robo con violencia e intimidación y amenazas, con la agravante de reincidencia, ya que ha sido condenado previamente por delitos de lesiones y homicidio en grado de tentativa.

El abogado defensor, sin embargo, solicita la absolución de su defendido y, en todo caso, aprecia un delito de lesiones, y cree que el denunciante miente por la enfermedad mental que sufre y que todo obedece a un problema de herencia familiar.

La víctima ha contado que su hermana y madre del acusado, que le auxilió al día siguiente, le pidió que no le denunciara porque su hijo estaba en rehabilitación, por lo que en un principio mantuvo que su quemadura fue accidental, hasta que meses después, cuando se recuperó denunció los hechos ante la Guardia Civil de San Mateo.

El acusado fue asistido días después por un médico al que llamó la hermana al ver que las heridas no curaban, y fue este facultativo el que lo derivó de forma urgente al Hospital Doctor Negrín, donde, a su vez, lo trasladaron a la Unidad de Quemados de Referencia del Hospital de Getafe, en Madrid.

Lesiones extremadamente graves

En total, tardó 97 días en curar de las heridas sufridas, que según ha indicado el médico del centro de salud eran «importantes y profundas», al tiempo que ha señalado que le pareció «verosímil» la explicación que le dio de que se tropezó en el baño y se le cayó encima el bote de sosa cáustica.

Este facultativo ha señalado que de no haber sido tratado a tiempo las quemaduras le hubieran causado la muerte, más siendo un enfermo frágil porque tenía un riñón trasplantado, un parecer que ha apuntado el cirujano plástico que le dio el alta en el Hospital Negrín, quien ha concluido que podría haber muerto porque sus quemaduras eran graves.

La cirujana plástica que le atendió en urgencias del Negrín ha relatado que al paciente le quedaron secuelas estéticas en la cara y funcionales en el cuello, y que, en un principio, refirió que se había quemado de forma accidental, aunque después cambió su versión al llegar al hospital de Getafe, donde se reflejó que el riesgo de mortalidad que presentaba era del 4 %, según ha dicho el médico que le dio el alta en ese centro sanitario.

Sobre la gravedad de las lesiones, las dos médicas forenses han declarado a través de videoconferencia que las lesiones que sufrió hubieran podido comportar un elevado riesgo para su vida por su patología previa.

Las quemaduras que sufrió le afectaron al 10 % del cuerpo. Dentro de todas las lesiones, el 7 % se catalogaron como graves, quemaduras de tercer grado con altas las posibilidades de infecciones y por ello estuvo tanto tiempo hospitalizado y en la UCI, han recalcado.

Un Guardia Civil que asistió al denunciante y que además conocía al sobrino por sus antecedentes, ha dicho al tribunal que se imagina que el conflicto guarda relación con la herencia de la casa familiar y que, por lo que relató, su tío fue «sometido a bastante crueldad» por el acusado.

Así mismo, ha comentado que acudió a denunciar en compañía de su hermano y su cuñada, y que intentó retirarla porque tenía miedo del procesado y su familia.

Otro agente de la Guardia Civil ha dicho que el relato del denunciante fue «coherente» y ha incidido también en que estaba «temeroso» por lo que le había hecho su sobrino, así como que sufría una depresión por motivos laborales.

El juicio continuará con la declaración del acusado el próximo día 27 de junio, cuando también podría hacerlo su madre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios