Uno de los heridos del tiroteo de Jinámar mata de nueve puñaladas a su abuela

Pegó a su padre y luego atacó a la víctima con unas tijeras de grandes dimensiones. El presunto agresor ya está detenido

GAUMET FLORIDO / FRANCISCO JOSÉ FAJARDO / JUAN PÉREZ Telde

Este Viernes Santo por la noche se vio envuelto en un tiroteo en las calles de Lomo de las Brujas, en Jinámar, y acabó con una mano ensangrentada y atendido en un hospital y este martes terminó a puñaladas, supuestamente, con la vida de su abuela, Sara Mújica, de 86 años. Es la historia de Enrique, de 33 años, detenido como presunto asesino de su abuela y conocido como 'el Peluquero'.

El viernes pasado fue llevado a un centro hospitalario, donde le curaron la mano que recibió el impacto de un cartucho de perdigones y que le dañó gravemente varios dedos. Y este martes tuvo una trifulca con su padre y su abuela, a la que asestó supuestamente nueve puñaladas, siete en la espalda y dos en la cara. Fue detenido por la Policía Nacional, que también lleva la investigación del tiroteo.

Restos de sangre en la cocina de la vivienda. / c7

Por los datos recabados por este periódico, los sucesos se desencadenaron al mediodía y la Policía Nacional fue alertada en torno a las 14.20 horas. El supuesto agresor, que tenía una de sus manos vendadas por las heridas causadas en el tiroteo, estaba fuera de sí. Primero agredió a su padre y después la emprendió contra su abuela, a la que acabó matando ayudándose de una tijera de grandes dimensiones. La agresión se produjo en la cocina de la casa.

Huyó y se refugió en el mismo bloque

Cuando llegaron los sanitarios del Servicio de Urgencias Canario (SUC) ya no pudieron hacer nada por su vida. Murió prácticamente en el acto dada la gravedad de las heridas causadas. Tras perpretrar el ataque, el presunto asesino huyó de la vivienda y trató de refugiarse en el propio bloque 7 donde ocurrieron los hechos. La Policía Nacional lo detuvo en un rellano. El levantamiento del cadáver tuvo lugar a las 18.30 horas.

Supuesta arma usada por el agresor. / c7

Según testimonios de los vecinos, durante la mañana de este martes Enrique se había comportado de manera extraña y había comentado incluso que recibía órdenes de alguien indeterminado. Deliraba y podía estar bajo la acción de sustancias estupefacientes.

Dos personas en busca y captura

Mientras tanto, la Policía Nacional prosigue con la investigación del tiroteo del pasado viernes, en el que el supuesto agresor de este martes y otro vecino de Jinámar resultaron heridos por disparos de escopeta. Por la información recabada, los efectivos le siguen la pista a dos personas, que ahora mismo están en busca y captura.

Miedo en las calles

En la parte alta de Jinámar hace más frío que de costumbre. Lomo de las Brujas se ha convertido en estos últimos cuatro días en el punto neurálgico de delincuencia en Canarias con dos incidentes violentos, cobrándose en este último la vida de una persona mayor, presuntamente, a manos de su propio nieto. Un acto que ha perturbado a la comunidad de la zona y a todas las islas.

Los vecinos del bloque donde ocurrió, y los aledaños, no podían creerlo. En la tarde de este martes fueron muchas personas desde sus ventanas, en el propio portal y en las aceras, las que aguardaron a que la Policía Nacional confirmase lo que ya era un secreto a voces tras la detención del agresor; que la mujer de 86 años había fallecido.

Las alarmas en Jinámar siguen sonando tras el tiroteo del pasado viernes, donde el presunto asesino de su abuela fue uno de los implicados resultando dañado con heridas de perdigones de escopeta. Aún se sigue sin saber el motivo de este enfrentamiento callejero, aunque se baraja la posibilidad de un conflicto entre bandas.

La intranquilidad se apodera de los residentes del barrio más grande de Telde. Los vecinos tienen miedo. Muchos no quieren hablar por temor a represalias. Los últimos actos violentos y la oleada de robos que se está dando en este enclave en los últimos meses expande la inseguridad entre esta amplia comunidad.

«Yo ya no bajo ni a tirar la basura de noche», «mi hija no va sola a ningún lado» u «ojalá pudiese irme a vivir lejos de este barrio», son algunas de las muchas frases que múltiples vecinos repiten cuando son preguntados por la situación en la que está sumida Jinámar en los últimos tiempos.

La falta de seguridad y de presencia policial es una de las principales quejas vecinales. «Están haciendo lo que les da la gana porque no se les está vigilando lo suficiente y al final pagamos justos por pecadores», lamenta una vecina entristecida con la situación.

La víctima, la segunda por la izquierda. / c7

Sara Mújica, la víctima

La muerte de Sara Mújica ha causado una gran consternación en Jinámar y en todo el municipio, según publica Teldeactualidad. Muy vitalista, era componente de la agrupación folclórica Gran Faycán y de la murga Los Tutti Frutti, del Centro de Mayores de Telde, dirigidas ambas por Salvador Santana, monitor de la Escuela Municipal de Folclore.