Hay una investigación en curso pero sin detenidos por el momento

Golpe al tráfico de cocaína en Gran Canaria

    Cargando reproductor ...
19/09/2019

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han incautado 52 kilogramos de cocaína en las islas Canarias, a principios del pasado mes de agosto, en la parte sumergida de un barco de transporte regular de mercancías, que procedía de Brasil e hizo escala en Gran Canaria, siendo el siguiente puerto la ciudad de Valencia.

Nuevo método de ocultación

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Comandancia de Las Palmas, dentro de sus labores de recopilación e intercambio de información de interés policial, pudo averiguar la posibilidad de un nuevo intento de introducción de cocaína en territorio nacional.

En esta ocasión la Guardia Civil obtuvo además datos sobre la posibilidad de un nuevo método para ello, en este caso una variante de la técnica del gancho ciego, consistente en adherir bultos con cocaína a zonas concretas de la parte sumergida del buque con el objetivo de dificultar aun más su posible detección por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Colaboración y localización

La Guardia Civil solicitó apoyo en la investigación a la Agencia Tributaria, a través de Vigilancia Aduanera, localizando durante la madrugada del pasado día 3 de agosto el lugar concreto de atraque de la embarcación, realizando labores de control sobre el mismo y ordenando al responsable del buque en cuestión la paralización de las obras de desestiba y de las máquinas, a la par que varios agentes del Grupo de Especialistas de Actividades Subacuaticas (GEAS) de la Guardia Civil se sumergían para revisar el casco del navío.

Golpe al tráfico de cocaína en Gran Canaria

De esta manera entre las 04:15 y las 05:00 horas de la madrugada localizaron primero un neumático completamente sellado amarrado al buque mediante una cadena, y posteriormente un paquete que habían introducido a través de una rejilla manipulada.

Inmediatamente los agentes comprobaron que ambos bultos portaban diferentes cantidades cocaína en su interior, las cuales dieron un peso final de 52 kilogramos, los cuales han sido puestos a disposición del correspondiente Juzgado de guardia de la localidad de Las Palmas de Gran Canaria para su posterior destrucción.