«El caso de iDental es un atentado contra nuestra salud»

05/07/2018

La plataforma de afectados en Canarias exige a las administraciones públicas que tomen cartas en el asunto. «Que pongan soluciones ya. La boca es salud y la estamos perdiendo día a día», denunciaron este jueves los afectados. Calculan que son más de 16.000 solo en las islas.

ETIQUETAS:

La plataforma cifra en cerca de 16.000 las personas afectados por iDental solo en Canarias. «A la clínica de la calle Venegas venía gente de todas las islas», afirma Paz Monzón, portavoz de la plataforma. El modus operandi de la clínica era siempre el mismo. «Te hacían un presupuesto inflado, por ejemplo 500 euros por cuatro empastes, luego te ofrecían descuentos del 60%, 70% o incluso del 80%, siempre y cuando firmases en 24 horas. Una vez que pagabas o firmabas la financiación te daban una cita y luego te cancelaban o suspendían las siguientes. Cuando solicitabas la devolución por mala praxis, no te cogían ni el teléfono», explica Paz Monzón.

Calcular la cifra exacta que habrían presuntamente estafado es difícil, ya que cada caso y cada paciente es distinto. Los afectados calculan que el montante global no es inferior a los 16 millones de euros, solo en la islas. En el caso de toda España, con unos 250.000 pacientes, como ellos mismos aseguraban en su publicidad, el dinero presuntamente estafado puede superar los 250 millones de euros. «Las cifras siguen creciendo día a día. Cada vez son más los afectados que contactan con nosotros», subraya Monzón. La plataforma recomienda a los afectados que acudan a Adicae para asesorarse.

El caso de iDental es una masacre y un auténtico atentado contra la salud y nadie se hace responsable». Así de tajante denunció ayer Paz Monzón, una de las portavoces de la plataforma de afectados por iDental en Canarias. El cierre de la sede de la clínica dental low cost, una modalidad prohibida en la mayoría de países de la Unión Europea, no ha hecho nada más que añadir dolor, incertidumbre y pesar entre los miles de afectados que hay en las islas.

«Pedimos auxilio a la administración y a los gobiernos. Hay vidas en riesgo, vidas muy dañadas por iDental que parece que no le importan a nadie. La boca es salud y la perdemos cada día que pasa sin que nadie actúe», subraya Monzón.

Y es que muchos afectados se han quedado con tratamientos a medias, algunos pagando una financiación de algo que no van a recibir y los peores han perdido todos los dientes, los implantes y se enfrentan a infecciones y a un deterioro generalizado de su salud. «Necesitamos que pongan soluciones ya. Las vías legales son lentas y caras, estas empresas lo saben y se aprovechan de eso. Pedimos a los afectados que no se den por vencidos, que no se rindan. Es increíble que la clínica cierre, se declaren en quiebra y nadie responda», añade Michele Stara, otro de los portavoces.

De momento, llevan meses esperando que les reciban, entre otros el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias o la directora general de Consumo del Gobierno autónomo. «De momento nadie nos ha respondido a esa petición. El Colegio de Dentistas de Las Palmas debería dar un paso al frente. Necesitamos que nos digan cómo solucionarlo», añade Stara.

Para poder emprender acciones legales contra la clínica los afectados necesitan contar con su historial clínico, que aún sigue bajo el poder de la franquicia y con un peritaje dental que certifique los daños causados. «El peritaje, que es necesario, cuesta dinero y muchos de los afectados pusieron todos sus ahorros para un tratamiento que nunca recibieron. No entendemos cómo en otras comunidades autónomas, como Valencia, se está valorando a los afectados y aquí no», lamenta Monzón.

Tienen claro que no descansarán hasta que se haga justicia con cada uno de los afectados por iDental en Canarias.

Durante la rueda de prensa de los afectados celebrada ayer en Telde estos agradecieron el apoyo y la labor de la Fiscalía de Las Palmas que cuenta, según los afectados, con más de un centenar de denuncias contra iDental. Entre los casos que están estudiando hay pacientes menores de edad, según apuntaron.