Los sanitarios y los bomberos rescatan los cuerpos del coche accidentado durante la madrugada del lunes, en Mostoles (Madrid). / EFE

La custodia de dos menores puede estar detrás del accidente de Móstoles

La Guardia Civil busca a los ocupantes del vehículo que chocó intencionadamente con el coche en el que viajaban los tres fallecidos y la menor herida grave | Los dos huidos podrían ser acusados de los presuntos delitos de omisión del deber de socorro y de homicido

J. L. ALVAREZ

La custodia de dos menores podría estar tras el trágico accidente de tráfico ocurrido durante la madrugada del lunes en Móstoles (Madrid). En el siniestro que murieron tres personas de la misma familia y otra se encuentra gravemente herida. Al parecer, su coche habría sido embestido por otro cuyos dos ocupantes, que se dieron a la fuga, han sido identificados.

Investigadores del Grupo de Información de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, junto miembros de la Policía Judicial del cuerpo, están buscando a los dos huidos, que ya han sido identificados, para aclarar lo que ocurrió en la antigua carretera de Extremadura a su paso por la localidad madrileña. Los técnicos de instituto armado, tras estudiar los restos de los dos vehículos y tomar declaración a los testigos del siniestro, barajan la hipótesis de que el coche de las víctimas era seguido por el de los huídos que, en una maniobra presuntamente deliberada impactaron lateralmente contra éste y lo lanzaron fuera de la carretera, chocando contra una farola y un árbol. De esta manera podrían ser acusados como presuntos autores de los delitos de omisión del deber de socorro y de homicidio.

De lo investigado por los agentes se desprende que todo habría comenzado tras una disputa familiar entre dos clanes de etnia gitana por la custodia de unos menores, según adelanta el diario 'El Mundo'. Y es que minutos antes una mujer y su cuñado -ambos fallecidos en el siniestro- fueron a buscar a sus hijas a la casa de los abuelos paternos. Sin embargo, los familiares de su expareja se oposieron a entregarlas. Finalmente, tras una discusión, la mujer consiguió llevarse a las pequeñas. Acto seguido habría comenzado la persecución, que terminó de manera trágica sobre la 1:45 horas a la altura del kilómetro 20 de la antigua N-V.

Los vecinos de las viviendas de la zona, alertados por el ruido, pudieron ver cómo dos hombres emprendían la huida a pie hacia la cercana localidad de Navalcarnero. Los servicios de emergencia solo pudieron certificar la muerte de dos adultos y una menor, mientras que otra niña de 12 años fue evacuada en grave estado al hospital 12 de Octubre de Madrid, donde es tratada de la fractura de los dos tobillos y una de las tibias.

Durante la jornada del lunes los familiares de los tres fallecidos acudieron al Instituto Anatómico Forense de Madrid y se concentraron a las puertas de la vivienda de las víctimas, en el distrito de Vallecas.