La lucha contra el coronavirus

Detenciones en Gran Canaria y Fuerteventura por saltarse el confinamiento

12/04/2020

La Guardia Civil de San Mateo, en Gran Canaria, y Morro Jable en Fuerteventura, detuvo los día 6 y 10 del mes en curso a dos personas por incumplir reiteradamente las normas establecidas en el Real Decreto 463/2020 del estado de alarma sanitaria.

El pasado 6 de abril la Guardia Civil del Puesto Principal de San Mateo detuvo a un varón de 54 años de edad y vecino del municipio de Santa Brígida por incumplir hasta en cuatro ocasiones el confinamiento domiciliario ordenado en este estado de alarma.

Las primeras actuaciones fueron realizadas por la Policía Local de Santa Brígida debido a que recibieron varias quejas de los ciudadanos la persona en cuestión el confinamiento sin causa justificada; tras varios apercibimientos por estas actuaciones fue denunciado por primera vez el 27 de marzo por la Policía Local. Al parecer esta persona se amparaba o se excusaba en el traslado a una farmacia para seguir circulando con su vehículo sin causa justificada por los términos municipales de San Mateo y Santa Brígida, motivo por el que fue denunciado en otras dos ocasiones las madrugadas del día 01 de abril y 02 por la Guardia Civil y la Policía Local.

Se da la circunstancia de que en varias ocasiones se han recibido quejas de los vecinos al acercarse esta persona a varios de ellos con el motivo de pedirles dinero, no respetando con ello las medidas de distancia de seguridad impuestas en esta crisis sanitaria.

Nuevamente la Guardia Civil localizó a las 07.10 horas de la mañana del pasado días 06 de abril una vez más a esta persona circulando con su vehículo, al ser localizado estacionado en una estación de servicio comiendo dentro de su vehículo, manifestándole a los agentes que había ido a la farmacia a comprar una determinada medicación, información que fue contrastada en la farmacia y respondiendo que la citada no llegaría al establecimiento hasta el día siguiente; además el denunciado en cuestión también le dijo a los agentes que previamente había ido al Puesto Principal de San Mateo a pedir autorización para ir a la farmacia, extremo que se comprobó y resultó ser mentira.

Por ello nuevamente esta persona fue denunciada – la cuarta- y remitido de forma urgente a su domicilio al objeto de proteger la salud y seguridad de los ciudadanos, además de ser informado debidamente de que de proseguir con dicha conducta podría incurrir en una infracción penal.

Sin embargo a escasas tres horas, concretamente a las 11.10 horas del mismo día, la Guardia Civil sorprendió a J.A.H.S. conduciendo su vehículo, manifestando nuevamente que había salido para adquirir su medicación en la farmacia, y que había llamado al Puesto para pedir permiso y se lo habían concedido, resultando ser falsa tal afirmación, por lo que fue detenido inmediatamente por hacer caso omiso a las indicaciones anteriores como presunto autor de un delito de desobediencia, previsto en el artículo 556.1 del Código Penal.

El detenido, en unión de las diligencias practicadas, ha sido puesto a disposición judicial del correspondiente juzgado en funciones de guardia de Las Palmas de Gran Canaria.

En lo que respecta a las denuncias administrativas el artículo 36.6 de la Ley Orgánica 4/2015, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana contempla multas que oscilan entre los 601 y 30.000 euros.

Detención en Morro Jable por alteración del orden

Por otro lado la Guardia Civil del Puesto Principal de Morro Jable ha detenido la madrugada del pasado 10 de abril a una mujer de iniciales O.G.R., de 43 años de edad y con antecedentes policiales, por la presunta autoría de un delito de resistencia y desobediencia por alterar gravemente el orden público al recibir los agentes numerosos requerimientos por parte de los vecinos.

La primera actuación se realizó a las sobre las tres de la madrugada cuando los agentes fueron alertados por una alteración del orden en la calle Pérez Galdós de la localidad de Morro Jable, identificando a O.G.R. en la vía pública motivo por el que fue inicialmente denunciada a lo establecido en la Ley de Seguridad Ciudadana.

La Guardia Civil fue nuevamente alertada por los vecinos pasadas tres horas de la primera actuación, localizando en la referida calle de nuevo a O.G.R. alterando el orden, una actitud que se agrava con las medidas las medidas impuestas en el estado de alarma, motivo por el que los agentes procedieron inmediatamente a su detención por un delito de resistencia y desobediencia grave.

Por otro lado, la Guardia Civil del Grupo de Intervención Rápida (GIR), en Fuerteventura, ha detenido durante la madrugada del pasado día 11 de abril a una joven de 18 años de edad y vecino del municipio de La Oliva, como presunto autor de un delito de resistencia y desobediencia, al huir de los agentes cuando lo encontraron caminando en la vía pública incumpliendo la citada alarma sanitaria.

Los agentes se encontraron en torno a las 03.00 horas de la mañana, en las inmediaciones del centro de salud de Corralejo, a un joven de 18 años que sale corriendo ante la presencia de los agentes, a pesar de ser requerido que se parase, siendo finalmente interceptado en las inmediaciones de la calle Geranio de la citada localidad, a unos 300 metros.

El detenido, en unión de las diligencias practicadas, ha sido puesto a disposición judicial del correspondiente juzgado en funciones de guardia de Puerto del Rosario.

Denuncias en Corralejo

La Guardia Civil del Grupo de Intervención Rápida (GIR) de Fuerteventura ha denunciado administrativamente la madrugada del pasado día 11 a dos mujeres de nacionalidad inglesa, turistas residentes en la isla de 43 y 27 años de edad, al incumplir las medidas de limitación de circulación impuestas en el artículo 7 del real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, que declaró el estado de alarma sanitaria.

A raíz de la vigilancia realizada por la Guardia Civil se localizó en torno a las 02.30 horas a dos mujeres, circulando con un vehículo eléctrico de ayuda para personas con movilidad reducida por la Avenida Juan Carlos I de la localidad de Corralejo.

En un primer momento una de las mujeres les explicó a los agentes que se dirigía al centro de salud de la citada localidad porque tenía que ponerse una inyección inmediatamente, debido a una enfermedad, por lo que los agentes deciden acompañarlas hasta el médico para comprobar su versión.

Una vez en el lugar y entrevistados con los facultativos médicos los agentes saben que dicha inyección no era urgente, y que las citadas mujeres estaban al tanto de tal cuestión, además de que fueron informadas del horario pertinente para ese tipo de administraciones de medicina, que era a partir de las 10.00 en horario matinal.

Es por ello que la Guardia Civil denuncia a las dos mujeres por sendas infracciones administrativas por el artículo 36.6 de la Ley Orgánica 4/2015, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, por incumplir las medidas de limitación de circulación impuestas por el estado de alarma sanitaria.

Dichas infracciones tipificadas como muy graves contemplan multas que oscilan entre los 601 y 30.000 euros

Desde la Guardia Civil se recuerda que este tipo de imprudencias y acciones dolosas generan un riesgo para el que las comete así como el resto de la población.