Sucesos

Cae la mayor banda canaria de narcos

    Cargando reproductor ...
25/07/2018

De ellos 36 fueron detenidos en Gran Canaria y el resto en Tenerife y La Palma. La red traficaba tanto con cocaína procedente de Sudamérica como hachís de Marruecos

El golpe asestado de forma conjunta por agentes de la Guardia Civil, del Cuerpo Nacional de Policía, funcionarios de la Agencia Tributaria y de la National Crimen Agency (NCA) británica a la mayor organización de criminales dedicada al narcotráfico en Canarias ha supuesto el desmantelamiento completo de la red dedicada al tráfico de cocaína procedente de Sudamérica y al de hachís desde Marruecos. Fuentes policiales confirmaron ayer que de los 56 detenidos, la mayoría es de origen canario, imputados por tráfico de drogas, pertenencia a organización o grupo criminal y blanqueo de capitales. Del total, 36 arrestos se efectuaron en Gran Canaria y 20 en Tenerife y La Palma. Fuentes judiciales puntualizaban ayer que se han visto afectadas por estas pesquisas 70 personas, de las que 48 ingresaron en prisión provisional en su momento quedando solo 22 en la cárcel a día de hoy.

La operación Idafe, dirigida por el Juzgado de Instrucción número tres de La Laguna y de la Fiscalía Especial para la Prevención y Represión del Tráfico Ilegal de Drogas de Santa Cruz de Tenerife, ha conseguido desarticular una vía de entrada de grandes cantidades de estupefacientes a Tenerife procedente de Gran Canaria, donde estaba asentada la mayor parte de la organización de narcos.

La red contaba con una estructura totalmente jerarquizada, de carácter piramidal y asentada en varios puntos del archipiélago desde donde presuntamente controlaban el tráfico de hachís y cocaína. La cúspide se encontraba asentada en Gran Canaria, con uno de los núcleos más importantes en el barrio de La Isleta. Además, contaban con una red encargada de blanquear el dinero ilícito de estas operaciones, destapando así la compleja y sofisticada red de blanqueo de capitales montada para introducir los cuantiosas beneficios obtenidos.

Los encargados de las pesquisas consiguieron identificar a cada uno de los miembros de la banda identificando a su vez sus funciones dentro de la red. Y fueron desmantelando, poco a poco, cada una de las partes de la banda durante los dos últimos años, según explicaron fuentes cercanas a las pesquisas.

Cae la mayor banda canaria de narcos

Cocaína. La banda tenía dos formas de introducir los estupefacientes. Para el tráfico de cocaína se valían del método de gancho ciego, que consiste en introducir grandes cantidades de cargamentos de cocaína procedentes de Sudamérica en contenedores con mercancía totalmente legal y a espaldas de esas empresas, con destino Gran Canaria. Para ello introducían la cocaína en las escalas técnicas que hacían los buques, especialmente en puertos de Brasil. Una vez atravesaban el Atlántico y llegaban al Puerto de La Luz y de Las Palmas, miembros de la red, que trabajaban en el recinto portuario, detectaban el container en cuestión, forzaban la cerradura, recogían el cargamento de cocaína y volvían a sellar el contenedor sin levantar sospechas. Una vez con la droga en su poder estos miembros de la organización se encargaban de trasladar la droga hasta un lugar seguro para su almacenaje, conocidos como guarderías, hasta su posterior distribución para su venta o incluso traslado a otras islas.

Los alijos de cocaína interceptados en sendos containers los días 20 de enero, 20 de febrero y 24 de abril del presente año, con 84 kilos de cocaína en total, en el Puerto de La Luz estarían relacionados con esta banda.

En estos tres casos la droga intervenida llegó en contenedores que traían en uno de los casos azúcar desde Brasil y en los otros dos productos cárnicos. Los agentes intervinieron casi 600 kilos de cocaína tras interceptar varios contenedores con droga.

Cae la mayor banda canaria de narcos

Hachís. Para el transporte e introducción de hachís en las islas la banda aprovechaba la cobertura que le facilitaban embarcaciones de pesca durante sus faenas diarias. Así, los pescadores ponían a disposición de la banda sus conocimientos y experiencia y, siguiendo sus instrucciones, se dirigían a puntos estratégicos en alta mar, donde contactaban con barcos nodrizas, normalmente embarcaciones semirrígidas procedentes de las costas marroquíes, que les hacían el trasvase de la droga.

Una vez los fardos estaban en su poder, volvían al puerto pesquero del que habían salido presuntamente a faenar. En algunas ocasiones la red prescindía de los barcos pesqueros e introducían los alijos directamente en zódiacs hasta la costa. Las diferentes intervenciones contra esta rama de la red de narcotraficantes canarios se saldó con la detención de 15 personas, entre ellos cuatro marineros con una amplia experiencia y dos ciudadanos marroquíes. Además se intervinieron cuatro embarcaciones y se incautaron 2.722 kilos de hachís.

Blanqueo. Las pesquisas han confirmado que la banda llevaba años operando y obteniendo millonarios beneficios. Las ganancias eran introducidas en el mercado legal utilizando empresas nacionales de distribución de pescado y compraventa de vehículos de alta gama. Todas ubicadas en Gran Canaria. Los registros efectuados en las sedes de dichas empresas han conseguido apuntalar las pesquisas con numerosa documentación y pruebas de las actividades de blanqueo.

En el operativo policial conjunto, que contó con un amplio despliegue, se intervinieron un total de 1.142.000 euros en efectivo y se bloquearon cuentas bancarias y bienes muebles e inmuebles de la red valorados en 3.970.914 euros.