Imagen de archivo.

Cae una banda especializada en ciberestafas que logró más de 126.000 euros

La banda utilizada procedimientos combinados de 'phising' y de clonado de tarjetas SIM o 'SIM swapping'

EFE Alicante

La Guardia Civil de Alicante ha detenido a dieciséis presuntos miembros de un grupo especializado en ciberestafa que defraudó más de 126.000 euros de las cuentas bancarias de sus víctimas en varias provincias, entre ellas, Santa Cruz de Tenerife.

La banda utilizaba procedimientos combinados de 'phising', consistente en lograr los datos financieros de los ciudadanos simulando ser su entidad, y de clonado de tarjetas SIM o 'SIM swapping'.

También se han bloqueado varias cuentas bancarias pertenecientes a la banda, lo que ha permitido recuperar más de 90.000 euros del total estafado.

Todos los supuestos integrantes de la organización -los tres cabecillas y trece 'muleros económicos'- han sido arrestados en la provincia de Alicante y la Región de Murcia por los delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa, usurpación de estado civil, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas, según un comunicado del instituto armado.

La operación de la Guardia Civil, denominada Rulsimlute, se inició en marzo pasado tras las denuncias interpuestas por un conocido banco español.

El grupo criminal tenía un alto nivel de especialización en nuevas tecnologías: suplantaba la identidad de un banco a través de correos electrónicos que enviaba a sus víctimas para obtener sus datos financieros, un método conocido como 'phising' que lo combinaba con el clonado de tarjetas SIM.

En este último cometido intervenía uno de los tres líderes de la banda, que trabajaba en una tienda de telefonía móvil de Orihuela (Alicante). Este empleado solicitaba un duplicado de la tarjeta SIM vinculada al número de teléfono de la víctima elegida. Luego tomaba el control de su banca digital y, así, de forma fraudulenta, transfería grandes cantidades económicas del perjudicado hasta las cuentas de 'las mulas económicas'.

Hasta el momento, la Guardia Civil ha podido acreditar que la red se apoderó de una cuantía total de más de 126.000 euros, procedente de cuentas bancarias de diez víctimas residentes en las provincias de Ciudad Real, Salamanca, Navarra, Zamora, Santa Cruz de Tenerife y Huelva.

La operación no se da por concluida, por lo que no se descarta que aumente el número de afectados cuando sea analizada toda la documentación incautada, según la misma fuente.

El grupo criminal estaba compuesto por tres responsables: el empleado de la tienda de telefonía móvil, un español de 40 años, y dos hermanos de nacionalidad marroquí, de 35 y 33 años. Estos dos últimos dirigían la banda, además de captar y controlar a los 'muleros económicos'.

Por su parte, los 'muleros' o 'mulas', quienes facilitaban sus números de cuenta bancaria para recibir de manera fraudulenta las transferencias económicas procedentes de las cuentas de las víctimas, realizaban también extracciones financieras o compras en salones de juegos ubicados en la comarca alicantina de la Vega Baja y la zona de Murcia. Posteriormente, a cambio de una remuneración económica, entregaban las cantidades estafadas a los cabecillas.

La Guardia Civil ha recuperado distintos dispositivos de telefonía móvil, tarjetas SIM, cuarenta pastillas de metilenodioximetanfetamina (MDMA) -también conocido como éxtasis-, cinco kilogramos de cogollos de marihuana, 2.059 euros fraccionados en varios billetes y monedas de diverso valor, y un arma de electrochoque (taser).

Además, los delincuentes disponían de dos armas cortas de fuego listas para su uso y de dieciséis cartuchos de munición real.