Acusado de homicidio por matar a una conductora con la que chocó

05/07/2019

El hombre dio positivo en el control de alcoholemia tras la colisión frontal en la tarde del jueves en La Oliva con otro turismo conducido por una mujer de 64 que falleció en el acto

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guarida Civil del Destacamento de Puerto del Rosario acusan al hombre, de 42 años y natural del País Vasco, que colisionó con frontalmente con un turismo en la tarde del jueves en la FV-10 de un delito de un homicidio por imprudencia y de otro delito contra la seguridad vial tras dar positivo en el control de alcoholemia al que fue sometido.

Arrojó una tasa superior a 0,25 miligramos por litro en aire respirado pero no alcanzó los 0,60 miligramos por litro de aire respirado, según fuentes de las pesquisas.

El conductor invadió el carril contrario cuando circulaba por la carretera FV-10, a la altura del kilómetro 34 entre las localidades de El Cotillo y Lajares en el municipio de La Oliva, en Fuerteventura.

El accidente, que costó la vida de una mujer, de 64 y de origen belga que conducía un Dacia Sandero, se produjo en un tramo en recta con una visibilidad perfecta, según confirmaron fuentes de las pesquisas. Si bien en un principio se barajó un posible despiste del conductor del Peugeot 206, tras dar positivo en la prueba de alcoholemia se comprobó que esa había sido la causa de la colisión mortal.

El hombre permanecía este viernes ingresado en el Hospital General de Fuerteventura ubicado en Puerto del Rosario donde fue evacuado tras el accidente.

El hombre conducía con un permiso de conducción expedido en Francia y es natural del País Vasco, según confirmaron fuentes de las pesquisas.

La colisión fue de tal magnitud que tanto el Dacia Sandero, conducido por la víctima mortal, como el Peugeot 206, en el que iba al volante el presunto autor del accidente, salieron disparados varios metros desde el punto en el que chocaron, según las pesquisas. La mujer, de 64 años y de origen belga, quedó atrapada en el interior de su turismo tras el fortísimo impacto. Al llevar puesto el cinturón de seguridad esto evitó que saliese despedida del coche.

Bomberos de La Oliva se emplearon a fondo para poder excarcelar a la mujer del amasijo de hierros en el que se había convertido su turismo. Su estado era tan delicado y las lesiones causadas tan graves que los esfuerzos del personal sanitario del Servicio de Urgencias Canario (SUC), desplazados en dos ambulancias una de soporte vital básico y otra medicalizada, no pudo hacer nada por salvarle la vida tras varios minutos realizándole las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

El conductor que provocó presuntamente la colisión mortal se enfrenta a dos delitos, uno contra la seguridad vial y otro por homicidio por imprudencia. En el caso del delito contra la seguridad vial se basa en el punto 2 del artículo 379 del Código Penal sobre delitos contra la Seguridad Vial que pena la conducción bajo la influencia de alcohol, drogas o sustancias psicotrópicas con entre tres y seis meses de prisión, de seis a doce meses de multa o entre 30 y 90 días de trabajos comunitarios junto con la privación del derecho a conducir por un periodo de uno a cuatro años.

En cuanto al homicidio por imprudencia, el artículo 142 establece que cuando el homicidio imprudente sea cometido utilizando un vehículo a motor se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años.

En lo que va de año, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) las carreteras canarias se han cobrado ya la vida de 23 personas en accidentes ocurridos en vías interurbanas. Esto supone el mismo número de personas fallecidas en las carreteras en el mismo periodo del año pasado.

En total se han registrado hasta ayer 21 accidentes mortales frente a los 20 ocurridos en el mismo periodo del año pasado.