Dosis de la vacuna contra la viruela del mono. / EFE

La viruela del mono se expande en España más lenta que en el resto del mundo

Hay 365 nuevos contagios desde el martes pasado, pero solo un 2,8% de los positivos ha precisado de ingreso hospitalario y no ha habido que lamentar más fallecimientos

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

Después del sobresalto de hace una semana, cuando el Ministerio de Sanidad notificó las dos primeras muertes en España por la viruela del mono, la expansión de esta enfermedad parece que se ha tranquilizado y, desde luego, en estos siete días no ha habido que lamentar nuevos fallecidos.

Los últimos datos sobre el brote indican que hay 4.942 positivos, 365 más que el martes pasado, lo que significa que se han registrado unas 122 infecciones adicionales diarias. Estos datos revelan que el ritmo de expansión de la enfermedad en estos tres días es del 8%, bastante más lento que el de hace una semana, cuando los contagios crecían al 14%.

Esta desaceleración de los contagios también se nota con respecto a la marcha de la epidemia en el exterior. Las infecciones crecen en España casi la mitad que en el resto del mundo, donde en el mismo plazo de tres días las notificaciones aumentaron en 2.777 pacientes, con un 14% de crecimiento. A la cabeza sigue EE UU, con 7.102 y una velocidad de expansión de la enfermedad del 21%. El ritmo de crecimiento español es similar al alemán y al de Reino Unido y muy inferior al de Francia, donde las infecciones aumentan al 14,8%.

Pocas complicaciones

La enfermedad continúa con unas manifestaciones generalmente molestas para los pacientes, pero leves desde un punto de vista clínico. Solo el 6,9% de los positivos ha precisado de atención médica -en los casos más frecuentes por úlceras bucales o infecciones bacterianas secundarias- y solo el 2,8%, 139, necesitaron de ingreso en un hospital.

Por lo demás, hay escasos cambios en las características y perfil de los enfermos. Se trata de un brote de hombres (98,4%), con una media de 37 años de edad. El 80% de los contagiados mantienen relaciones sexuales con otros hombres, bien por ser homosexuales o bisexuales, y, de hecho, el 80% se ha infectado de la viruela del mono durante el contacto estrecho con otro hombre mientras mantenían relaciones sexuales. Un 9% de los positivos españoles adquirieron la patología durante un contacto estrecho con un infectado, pero sin que tuviese carácter sexual.

La participación en eventos sociales es otra característica común a los infectados. Uno de cada cinco de los positivos estuvo en estos lugares con amplio contacto social en días previos a detectar los síntomas.