Los Mossos d'Esquadra custodian al presunto autor de la brutal agresión sexual de la joven de Igualada / Efe

La víctima de la brutal agresión de Igualada no recuerda «absolutamente nada»

La joven comparece ante el juez de manera telemática y no tendrá que intervenir en el juicio

CRISTIAN REINO Barcelona

La joven víctima de una brutal agresión sexual en Igualada, durante la noche de Halloween del año pasado, ha declarado este martes ante el juez que no recuerda absolutamente nada de aquel fatídico día. La chica, que entonces tenía 16 años, fue atacada y violada salvajemente y recibió un fuerte golpe en la cabeza, que la tuvo en la UCI dos meses. Estuvo a punto de morir. No recuerda nada de aquella noche ni de los diez días siguientes. La larga laguna empieza a la salida de la discoteca de Igualada donde pasó la noche de Halloween con sus amigos. Tras salir del local de madrugada, fue asaltada y violada por un joven de origen boliviano de 20 años. La víctima sabe todo lo que le pasó porque se lo han contado. Sufre severos dolores de cabeza y siente pánico al salir de casa. También ha detallado las noches de «terror e insomnio» que ha padecido todos estos meses mientras se recuperaba de la brutal agresión sexual.

La víctima ha declarado por vía telemática y siempre asistida por psicólogos y agentes de la unidad de agresiones sexuales de los Mossos, que son los que le han trasladado las preguntas del juez. En el juzgado estaba el presunto agresor sexual, en prisión preventiva desde hace un mes. No ha levantado la vista en ningún momento mientras declaraba la víctima. El abogado de la joven ha señalado que el juez instructor ha aceptado la declaración como prueba preconstituida, de tal manera que la chica no tendrá que volver a comparecer en el juicio, con todo lo que supone para la víctima al tener que rememorar y relatar de nuevo unos hechos muy duros. «Son momentos muy difíciles y complicados», ha asegurado el letrado de la víctima a las puertas del juzgado de Igualada.

Brian Raimundo Cespedes, el presunto agresor sexual, ha sido trasladado desde la prisión al juzgado de Igualada. El supuesto violador fue detenido el pasado 21 de abril, tras cinco meses de investigación. Los Mossos han recopilado pruebas concluyentes de ADN y cámaras. El juez decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza. Además de agresión sexual, está imputado por asesinato en grado tentativa. Y es que, el presunto agresor sexual violó salvajemente a la víctima y además la agredió con una barra metálica que casi acaba con su vida.

Estuvo dos meses en la UCI y ha necesitado cinco operaciones para tratar de recuperarse físicamente. No obstante, los golpes sufridos en la cabeza -fue ingresada inicialmente con una fractura craneo encefálica- le han ocasionado secuelas de por vida, pues ha perdido el 90% de la audición en un oído.