Imagen de la erupción del volcán en La Palma. / Efe

«A veces olvidamos que vivimos en un país con volcanes activos»

Los expertos recuerdan que «hace un año ya se avisó de la potencialidad de que esto ocurriera, pero entonces no se nos prestó atención»

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

La erupción en La Cumbre Vieja de La Palma ha vuelto a recordar el origen volcánico de las Islas Canarias. «A veces olvidamos que vivimos en un país con volcanes activos», apunta Raúl Pérez, científico del Instituto Geológico y Minero de España. En octubre de 1971, hace 50 años, se produjo la última erupción en La Palma, con el Teneguía, que también fue la última erupción terrestre en España. Más reciente, en 2011, fue la erupción submarina de El Hierro. «Tenemos erupciones históricas de siglos anteriores», recuerda Pérez. «¿Por qué no se pueden volver a producir?», se pregunta.

La primera erupción volcánica en La Palma se remonta a una fecha sin concretar entre a mediados del siglo XV, según el Instituto Geográfico Nacional (IGN), y ocurrió en el volcán Tacande o Montaña Quemada de La Palma. En España existen varias áreas volcánicas, como son las Islas Canarias, la comarca de La Garrotxa (Girona), Cabo de Gata (Almería), Cofrentes (Valencia), las Islas Columbretes (Castellón) y Campos de Calatrava (Ciudad Real). Sin embargo, «ahora mismo el único sitio con potencial eruptivo era La Palma», detalla Jesús Ibáñez, catedrático de la Universidad de Granada e investigador del Instituto Interuniversitario Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos.

Solamente en La Garrotxa y en Canarias se han producido erupciones volcánicas durante los últimos 10.000 años, según el Instituto Geográfico Nacional. La más reciente es la del volcán submarino Tagoro cerca de la isla de El Hierro.

¿Despertará el Teide?

Sin embargo, La Palma es la que más erupciones acumula en su historia, siete y sin contar la de este domingo. Prácticamente, todas de las que se tienen registro están ubicadas en la Cumbre Vieja que este 2021 ha vuelto a despertar. «Había potencialidad de que esto ocurriera», señala Ibáñez. «Hace un año ya se avisó, pero no se prestó atención».

Tras la Palma, Tenerife acumula cinco erupciones desde el siglo XV, la última registrada en 1909 en el Chinyero. Luego Lanzarote y El Hierro, ambas, acumulan dos episodios volcánicos. Pero quien ostenta el registro de la crisis más larga, incluso de Europa, es Lanzarote con el Timanfaya y 2.055 días consecutivos de erupción. La última ocurrida en Canarias, la de El Hierro, se prolongó del 10 de octubre de 2011 al 5 de marzo de 2012 (147 días). Pero «las que han tenido mayor explosividad han sido Tenerife y la isla de Gran Canaria», comenta Ibáñez.

No obstante, el saldo de fallecidos por estas crisis volcánicas, principalmente en las Islas Canarias, es bajo. 24 personas han muerto como consecuencia de las erupciones registradas desde el siglo XV.

«En cualquier momento pueden despertar», detalla Pérez. ¿Sobre el Teide? «No podremos saber lo que está soñando, pero cuando se despierte, sí sabemos lo que va a ser», puntualiza. Misma opinión tiene su compañero de la Universidad de Granada: «Salvo La Gomera y, probablemente, Fuerteventura, que son las más antiguas, todas las demás, potencialmente, pueden tener erupciones».