Foto de archivo de las candidatas a Reina de las Fiestas Lustrales de Santa Cruz de La Palma. / archivo

Varios municipios canarios se alzan contra los certámenes de belleza

Candelaria, Tuineje y Santa Cruz de La Palma son algunos de los ayuntamientos que presciden de este tipo de actos

EFE / NEREA DE ARA Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Candelaria, en Tenerife, está inmerso ya en sus fiestas en honor de la Virgen del Carmen y Santa Ana tras dos años de paréntesis por la pandemia, con una novedad significativa: ha decidido prescindir de la gala de elección de la Reina Adulta. Y no es único municipio de Canarias que se rebela contra ese tipo de certámenes.

Al igual que ocurre en otros muchos concursos de los que se celebran en diversas localidades de Canarias, en particular en carnaval (pero no solo), en la gala de Candelaria varias candidatas competían por obtener los títulos de reina y dama de honor, otorgados por un jurado que las premiaba en función de sus características físicas y habilidades en el escenario.

La alcaldesa de Candelaria, Mari Brito (PSOE), defiende que la decisión de no seguir con ese tipo de certamen ha sido «complicada y valiente». Argumenta que la administración que dirige, que está comprometida con lucha por la igualdad y la ruptura de los estereotipos, no debe fomentar una competición de belleza entre chicas ante un comité que las califica por sus condiciones físicas, dejando fuera a una mayoría que no llega a los cánones establecidos.

Pese a ello, Brito remarca que Candelaria continuará «impulsando los pases de moda con más participación y diversidad, así como la industria y los profesionales del sector, pero sin que haya que etiquetar a nadie como la más guapa».

Educar a la juventud

Respecto al presupuesto dedicado a este evento, la alcaldesa ha indicado que la corporación que encabeza considera más correcto destinarlo a trabajar con los jóvenes locales en programas de educación que eviten la discriminación, los trastornos alimenticios o la violencia machista.

Asimismo, señala que con esta decisión no buscan «cuestionar que estos concursos se celebren en otros lugares», sino proceder según su « conciencia de mujer y alcaldesa del siglo XXI«.

Decisión compartida

Candelaria no es el único -ni el primer- municipio canario que ha dejado de elegir la reina de las fiestas.

Tuineje, en Fuerteventura, dio el «no» a la celebración de concursos de belleza en 2020, tras la reunión del pleno municipal en la que se decidió eliminarlos del calendario de actos festivos.

Dicha resolución, apoyada por los cuatro grupos municipales presentes entonces (CC, PP, Asambleas Municipales de Fuerteventura y PSOE), ha afectado a la Semana de la Juventud, donde ya no se realizan las galas miss y míster.

Araceli Montes (PSOE), concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Tuineje, ha explicado a Efe que consideran que «este tipo de eventos, en los que la belleza es el único juicio, contribuyen a la cosificación de la mujer y a generar ideales, sobre todo, en la población joven«.

Por ello, defiende que las instituciones «no pueden ser cómplices de este tipo de eventos», indicando que su eliminación «significa un paso más para lograr la igualdad real entre las personas, incidiendo tanto en los concursos femeninos como masculinos«.

De igual modo, Montes pone en valor la iniciativa de Candelaria de incluirse a la lista de localidades que retiran este tipo de ceremonias.

Gala de elección de la Reina de las Fiestas de Santa Ana, en Candelaria (Tenerife). / archivo

Otro ejemplo se encuentra en el municipio de Santa Cruz de La Palma, concretamente en sus Fiestas Lustrales, donde la última edición -celebrada en 2020- no contó con las elecciones de la reina adulta e infantil.

En el año 2019, el Consejo Rector del Organismo Autónomo de la Bajada de la Virgen de La Palma -dependiente del Ayuntamiento- realizó una serie de reuniones a raíz de la recepción de quejas de ciudadanos y asociaciones que consideraban este tipo de concursos como actos denigrantes y ofensivos contra la imagen de la mujer.

De esta manera, tras una votación afirmativa por parte del Consejo, se hizo constar en acta que no se acogería este evento en las siguientes fiestas, de forma que, en las celebradas en 2020, no se llevó a cabo la elección.

En las próximas fiestas -que tendrán lugar en 2025- según han informado desde la corporación local, será el propio Consejo el que determine si se continúa prescindiendo de este certamen o se realiza una nueva votación que determine su futuro.