La lucha contra el coronavirus

Un locutorio con mampara para comunicarse

12/05/2020

Igual que en una prisión. Los mayores de la residencia de ancianos ‘Nuestra Señora de Oreto y Zuqueca’ de Granátula de Calatrava (Ciudad Real) ya pueden comunicarse con sus familiares del exterior a través de un locutorio con mampara que el ayuntamiento de esta localidad de apenas mil habitantes ha instalado de forma provisional en la ventana de una de las habitaciones del centro geriátrico.

La caseta está dotada de un teléfono a cada lado de la mampara de tal forma que los mayores pueden ver y escuchar a sus seres queridos al otro lado del cristal. Así se da solución, en parte, a la angustia y la tristeza causadas por el aislamiento que sufren los ancianos de esta residencia gestionada por una empresa privada, de una veintena de plazas, que llevan dos meses sin poder recibir visitas y un mes aislados en sus habitaciones y sin poder pasear por las dependencias comunes como prevención ante posibles contagios de Covid-19. «Sólo con ver a sus familiares a los mayores se les pone una cara de satisfacción y emoción que es cosa bárbara y sus familias salen encantadas», explica el alcalde de este pueblo, Félix Herrera.

Esta comunicación puede realizarse en los horarios marcados para los territorios que aún están en fase cero de la desescalada y tras cada «contacto» se desinfecta el locutorio por ambos lados.

«Para todos es como una botella de oxígeno en esta situación», añade el alcalde, sabedor de que la provincia de Ciudad Real ha sido una de las más afectadas por la pandemia en cuanto a número de contagios y fallecimientos y de que el virus ha azotado especialmente a las residencias de ancianos.