Twitter de los Mossos d'Escuadra donde piden colaboración para detener a Martín Ezquiel Álvarez Giaccio. / Mossos d'esquadra-twitter / Vídeo: Atlas

Último mensaje del infanticida: «Dejo en el hotel lo que te mereces»

Los Mossos d'Escuadra prosiguen la búsqueda del presunto asesino, que logró huir el martes del hospedaje de Barcelona en el que mató a su hijo

CRISTIAN REINO Barcelona

Después de dos días de búsqueda por toda Cataluña, los Mossos d'Esquadra seguían este jueves sin dar con el paradero de Martín Ezequiel Álvarez, el presunto parricida que habría matado el martes a su hijo de dos años en un hotel de Barcelona.

De 44 años, nacionalidad española y origen argentino, está acusado de haber asesinado a su pequeño para vengarse de la madre, de la que se había separado recientemente. Es lo que se conoce como violencia vicaria, un tipo de atropello machista que consiste en dañar o matar a sus hijos para vengarse y causar el máximo dolor posible a su pareja, en este caso por la no aceptación de una ruptura de la relación sentimental hacía unos días.

El último mensaje que envió el presunto homicida a su expareja, antes de acabar con la vida de su hijo, no deja dudas sobre cuáles eran sus monstruosas motivaciones. «En el hotel te dejo lo que te mereces», le advirtió a la madre, según reveló 'La Vanguardia'. Antes, la amenzó con otro aviso que también rezumaba venganza: «Te arrepentirás».

Al presunto asesino se le buscaba al cierre de esta edición por tierra, mar y aire, en aeropuertos, puertos, estaciones de autobús y viviendas de familiares y amigos. Se rastreaba hasta el último matorral de la montaña de Montjuïc, en la capital catalana, en una operación puesta en marcha el martes por la noche por la policía catalana, después de que la propia madre de la víctima diera el aviso, tras recibir las amenazas de su ex y temerse lo peor.

Alertó de que el supuesto homicida se había llevado a su hijo a dar un paseo. Ya no vivían juntos. Tras la separación, él se instaló en El Vendrell (Tarragona) y la víctima, en Barcelona, con el chico. El agresor se alojó en el hotel Concordia, en el centro de la capital catalana y muy cerca del domicilio de la mujer. Desde el hotel amenazó a su exnovia sobre las diez de la noche.

Agentes de la Guardia Urbana hallaron el cuerpo sin vida del pequeño en una habitación de la séptima planta del establecimiento. El cadáver estaba debajo de la cama y tenía la cara amoratada. Según las primaras indagaciones, lo mató asfixiándolo con la almohada. La madre, nada más recibir los mensajes del parricida, corrió hasta el hotel y trató de subir a la habitación para auxiliar a su hijo, pero el personal de recepción no se lo permitió. Solo pudo acceder al cuarto cuando llegó la Guardia Urbana.

Después del infanticidio, el presunto asesino huyó a la carrera del hotel, saltando una valla que rodea la piscina. A las pocas horas, se difundieron imágenes del homicida, que deberían ayudar a su localización. En una de las imágenes se le ve saliendo de la habitación del hotel, no sin antes comprobar si hay alguien en el pasillo. Otra muestra cómo salta la valla de la piscina en su huida.

Martín es un economista y trabaja como gestor financiero en entidades bancarias. En un gesto poco habitual, los Mossos difundieron por las redes sociales la imagen y la identidad del hombre para acelerar su captura. Según los datos de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, los menores asesinados por sus padres este año asciende a cinco. Son 42 desde 2013.